containers
  • Brasil lleva adelante una investigación policial luego de hallar alrededor de un centenar de contenedores con más de 1.400 toneladas de desechos peligrosos en tres puertos del país (el puerto de Santos y en otros dos puertos del estado sureño de Río Grande do Sul)

El descubrimiento de los contenedores ha provocado ira generalizada. Brasil no está preparado para ser "el gran basurero del mundo", aseguró un funcionario.

Por otro lado, el gobierno británico inició una investigación por la participación de varias compañías británicas en el envío de basura doméstica descubierta en contenedores en diferentes puertos de Brasil, publicó la prensa británica este sábado. El secretario de Medioambiente, Hilary Benn, dijo al periódico The Times que ordenó una investigación después de los informes de prensa que dieron cuenta del envío de contenedores, con toneladas de basura doméstica como jeringas, preservativos usados y bolsas de sangre, que arribaron entre febrero y mayo a diferentes puertos de Brasil. El envío de plástico, papel u otros materiales a otros países con el objetivo de entrar en un proceso de reciclaje es algo normal. Sin embargo, la Convención de Basilea de 1992 sobre el control del movimiento transfronterizo de desechos peligrosos y de su eliminación, prohíbe la transferencia de desechos tóxicos entre países. Fue adoptada con el objetivo de prohibir, en particular, el envío de desechos peligrosos desde los países industrializados. "Si, sobre la base de este caso, hay lecciones que debemos aprender para un endurecimiento de las reglas, entonces lo haremos", indicó Hilary Benn. El viernes, agentes de la Dirección Fiscal y de la policía marítima brasileña descubrieron en el puerto de Santos (litoral de Sao Paulo) 25 contenedores con unas 390 toneladas de residuos de diversa índole, entre ellos miles de DVD, bolsas reciclables, galones de productos químicos, partes de aparatos electrónicos, juguetes viejos y envases de alimentos. El hallazgo se produjo días después que descubrieran otros 16 contenedores con unas 290 toneladas. Así, el total de contenedores en Santos llegó a 41 y la basura ilegal acumulada ronda las 680 toneladas de basura, básicamente de origen doméstico. El 7 de julio, personal del fisco y el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama) habían confirmado que se iban a devolver a Inglaterra más de 1.000 toneladas de residuos ilegales llegados al puerto de Rio Grande. Estos desechos fueron vinculados a dos compañías británicas y enviados desde Felixstowe, en el este de Inglaterra, hacia el puerto de Santos y otros dos puertos del estado de Rio Grande do Sul, indicó The Independent. Las compañías radicadas en Brasil que recibieron el cargamento dijeron que esperan la llegada de plástico para reciclar, publicó The Times. La basura había arribado a Brasil con una declaración falsa que informaba de que se trataba de plástico reciclable y se aplicó a las empresas importadora y transportadora multas de 155.000 reales (unos 83.310 dólares), además de exigir devolver la carga a Inglaterra en un plazo de 10 días.