port of Shanghái
  • A pesar de la crisis, Shanghái continúa con los planes de expansión
El lugar donde desemboca los tres ríos (*) de Shanghái es un claro ejemplo de la lucha de China ante la crisis financiera para poder estar en una buena posición competitiva cuando mejore la situación. Los portacontenedores vacíos, víctimas del descenso de las exportaciones chinas, bordean las orillas del río en el puerto de Shanghái. Mientras tanto, los graneleros esperan en el mar porque no pueden ser descargados lo suficientemente rápido. "Sólo hay que mirar al río Huangpu", dijo un despachador de una naviera refiriéndose al río que atraviesa Shanghái. "Solía haber pocos barcos anclados en el río, pero ahora puedes ver barcos anclados en cualquier parte". "Los precios de los fletes son tan bajos ahora que prefiriríamos anclar los barcos y ahorrarnos los costes de la tripulación y del combustible", dijo un despachador de Shanghai Puhai Shipping Company en condición de anonimato, ya que no se le está permitido hablar. Los precios del transporte marítimo estuvieron en la semana pasada un 68% por debajo del récord histórico que se registró en mayo del año pasado, según el Baltic Exchange Dry Index, que mide los precios del transporte de carga seca a granel. Los bajos precios del transporte y de las materias primas hicieron que China comprase grandes cantidades de mineral de hierro y de otras materias primas, lo que ha provocado atascos en el tráfico de graneleros en los puertos chinos. Pero esto no ha compensado los siete meses en los que las exportaciones han estado descendiendo, ya que en mayo han estado un 26,4% por debajo de mayo del 2008. "El volumen procesado en el puerto de Shanghái ha bajado un 15% en los cinco primeros meses del 2009 después de casi una década en la que ha estado registrando un crecimiento anual del 20%", comentó la pasada semana Huang Xin, vicepresidente del Shanghai International Port Group. "Ésta es la primera vez que el transporte marítimo de contenedores desciende en Shanghái desde que el puerto comenzó a operar a gran escala hace 20 años, lo que muestra hasta qué punto la crisis financiera está afectando a la economía", explicó Huang Xin en una conferencia marítima en Shanghái. Según las cifras del gobierno, a los astilleros chinos les ha ido incluso peor, ya que los nuevos encargos que han recibido han bajado en un 96% en los primeros cinco meses del año (en comparación con el mismo período del 2008). "Éste ha sido hasta el momento el peor año para el sector de los contenedores en cuanto a descenso de volúmenes", dijo Truong Bui, un asesor de Drewry Maritime Services. "El tráfico de contenedores en China no se recuperará hasta el 2011". A pesar de la situación actual, Shanghái pretende continuar adelante con los planes que inició durante la época del boom para que su capacidad haya aumentado algo más del doble en el 2020. Pero el secretario general de la Comisión de Construcción y Transporte Xu Jianqun advirtió de que en realidad construir las infraestructuras será más fácil que desarrollar los servicios vinculados a ellas. La pieza central de esta expansión será el Yangshan Deepwater Port, que se conecta con el continente a través de 32,5 km de puente. "Shanghái también planea colocar líneas de ferrocarril que conecten mejor el puerto con las regiones industriales y construir los mayores astilleros del mundo en la isla de Changxing", explicó Xu Jianqun. Algunos han discutido acerca de si es el momento idóneo para aumentar la capacidad del puerto. Por su parte, Torben Skaanild, presidente del Baltic and International Maritime Council (BIMCO), cree que es un buen momento para tomar esta medida. Además, hizo hincapié en que Shanghái tendrá una dura competencia con Hong Kong, Singapur, Japón y Corea. (*) El río Wusong, el Huangpu, y el Yangtsé, uno de los más largos del mundo y el más largo de toda Asia.