Emma
Será una medida contra la escasez de órdenes de nuevas construcciones; también se retrasará la entrega de varios barcos. AP Moller-Maersk está considerando la posibilidad de despedir a 175 trabajadores de los astilleros de su propiedad, los astilleros Odense Steel Shipyard, ya que no se reciben más encargos para construir nuevos barcos desde hace más de un año. Además, Odense Steel Shipyard ya ha acordado retrasar la entrega de tres barcos. "No nos han vuelto a pedir que construyamos barcos desde el primer trimestre del 2008 y evidentemente, ahora que estamos en crisis apenas tenemos posibilidades de recibir nuevas órdenes", comentó Finn Buus Nielsen, director general de los astilleros. A la escasez de demanda se le une además la dura competencia en los precios ejercida por parte de los astilleros asiáticos. El año pasado, Maersk Line encargó la construcción de 16 barcos de 7.450 TEU a los astilleros surcoreanos Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering. También encargó la construcción de 18 barcos de 4.500 TEU a los astilleros coreanos Hyundai Heavy Industries. Odense Steel Shipyard tiene encargado construir 6 graneleros, 7 barcos de transbordo y 3 fragatas. Esto requerirá contar con 2.000 trabajadores hasta el verano del 2010, pero este número se puede reducir a sólo 500 trabajadores si no se reciben nuevas órdenes.