Salvamento Marítimo
  • La UE aprueba definitivamente la norma que obliga a imponer sanciones penales a los buques que contaminan
  • Los casos menores de contaminación marítima por buques también será penados
Los países de la UE acordaron hoy sancionar penalmente a los buques que contaminen el mar así como a toda la "cadena" de responsables, una medida que pretende disuadir a los profesionales de contentarse con pagar las multas y seguir deteriorando el entorno. Reunidos en Luxemburgo, los ministros europeos de Justicia decidieron además incriminar los casos menores reincidentes, que causen el deterioro de la calidad del agua. De esta manera, la UE pretende disuadir a los profesionales del transporte marítimo, a quienes hasta ahora les resultaba más rentable pagar una sanción que adaptarse a la legislación protectora del medio marino. No obstante, corresponderá a cada Estado miembro fijar el nivel de las sanciones penales, que deberán ser "efectivas, proporcionadas y disuasorias", con el fin de evitar enormes disparidades entre países a la hora de castigar un mismo tipo de infracción. "Se trata de un logro importante", había una necesidad de "sancionar de manera firme la contaminación del mar", declaró el ministro español de Justicia, Francisco Caamaño. Caamaño subrayó la importancia de haber establecido una responsabilidad para todos los actores, físicos o jurídicos, involucrados en la contaminación, incluidos los propietarios de la carga o las sociedades de clasificación que realizan informes técnicos sobre los buques. La falta de una norma europea acerca de la cadena de responsabilidades fue "uno de los instrumentos que se echó en falta" cuando se hundió en noviembre de 2002 el petrolero 'Prestige' frente a las costas de Galicia, una de las peores catástrofes ecológicas registradas en Europa, recordó el ministro español. Además el Consejo, ha ratificado el acuerdo con el Parlamento Europeo para reformar la Directiva 2005/35 sobre contaminación marítima procedente de buques, con sanciones para la los llamados 'casos menores' de contaminación que supongan un deterioro de la calidad del agua, que también serán considerados como tipo penal. La UE ya contaba desde el año 2005 con una directiva para castigar la contaminación procedente de buques y con una decisión marco que establece las sanciones para los responsables. Sin embargo, el Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TUE) anuló en octubre de 2007 la decisión marco por considerar que su base legal era errónea. La sentencia afirmaba que la directiva puede exigir a los Estados miembros que establezcan sanciones penales para la industria del transporte, pero no fijar el tipo o el nivel exacto de las penas, algo que corresponde a cada país.