PEIT
  • Hanjin pretende potenciar el import/export del puerto de Algeciras, algo para lo que el ferrocarril es esencial. La nueva terminal de contenedores consolidará la posición del Puerto de Algeciras como primer enclave del Mediterráneo en tráfico de contenedores
El presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA), Manuel Morón, calificó como “muy positivo” la alusión efectuada sobre el puerto de Algeciras en la reunión mantenida por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. “El presidente ha entendido las necesidades del puerto en cuanto a mercancías y que se refiere a la prioridad de la vía desde Algeciras-Córdoba-Madrid hasta París”, afirmó Morón. Además añadió que la petición de la Junta es “muy acertada” y que coincide plenamente con lo defendido por el puerto y para actuar a “corto plazo”. Por otro lado indicó que la referencia a la conexión Antequera-Linares viene motivada porque la Junta apuesta en dicha localidad jiennense por crear un Centro Logístico donde precisamente participan varias autoridades portuarias entre ellas la APBA. Morón incidió que se trata de la “salida natural” de las mercancías desde Algeciras hacia París vía Madrid recordando también que este eje ha sido ya declarado prioritario por parte de los ministros de Transportes de la Unión Europea. Las Cámaras de Comercio de Andalucía respaldan el 'Corredor Central' También ayer hubo más reacciones, así, las Cámaras de Comercio andaluzas respaldaron ayer el eje ferroviario para mercancías que pasa por Algeciras-Bobadilla-Madrid, frente a la alternativa que se baraja del denominado 'Corredor Mediterráneo' que atravesaría España por el Levante y Cataluña en dirección a la frontera francesa. No obstante, en un comunicado, el Consejo de Cámaras de Andalucía puntualiza que este eje se interconecte con Andalucía Oriental (Almería, Granada y Málaga) para que el flujo de mercancías que atraviesa estas provincias se beneficien de las ventajas de “esta importante vía de comunicación”. Para avalar esta posición, el Consejo recordó otras tesis favorables a esta conexión ferroviaria, como que la propuesta Algeciras-Bobadilla-Madrid para tráfico de mercancías está recogida también en el Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte (PEIT) y el Plan de Infraestructura para la Sostenibilidad del Transporte de Andalucía. (LV) Eje ferroviario central La configuración de un potente eje ferroviario central que atravesaría los Pirineos por la vertiente atlántica. Empezó a dibujarse en los años noventa con la decidida apuesta de Felipe González por el AVE Madrid-Sevilla y continuó después, en tiempos de José María Aznar, con la importantísima construcción del túnel del Guadarrama (el tercer túnel ferroviario más largo del mundo, 4.000 millones de euros de inversión, altísima tecnología de perforación...). El túnel del Guadarrama conecta las dos Castillas y ofrece a la alta velocidad ferroviaria la posibilidad de encaminarse hacia Galicia (donde encontrará nuevos obstáculos orográficos) y avanzar con menos dificultad hacia el Cantábrico, en busca del País Vasco y del estratégico paso de Irun-Hendaya. Aznar dibujó en tinta azul (la tinta de la prioridad central) el eje atlántico y perforó con ahínco la sierra del Guadarrama. Zapatero, muy fiel a su antecesor en este asunto, ha tenido la habilidad de transformarlo en pacto de Estado con el nacionalismo vasco. Hace dos años, mientras los partidos catalanistas disputaban ruidosas e inocuas batallas simbólicas en Madrid, el PSOE pactaba con el PNV la aceleración de las obras de la denominada Y ferroviaria vasca (Vitoria-Bilbao, Vitoria-San Sebastián-Hendaya), otorgando al Gobierno vasco la posibilidad de ejecutar directamente la conexión con Francia, a cuenta del cupo (de los impuestos que el País Vasco teóricamente debe liquidar al Estado una vez recaudados por sus tres haciendas forales). La ejecución de la Y, quedará ahora en manos del gobierno de lehendakari socialista Patxi López. Francia ha aceptado esta prioridad. El ancho de vía francés permite una pronta conexión, aunque los sistemas de conducción y de señalización del AVE y del TGV exigen una costosa homologación (el ferrocarril siempre ha sido un medio de transporte de clara vocación nacionalista). Las autoridades francesas tienen en estos momentos en proyecto, en colaboración con la iniciativa privada, la construcción de un tramo mixto de TGV y transporte de mercancías entre Tours, Burdeos y Hendaya, vía Dax. El tramo Tours-Burdeos está en fase avanzada, yel Burdeos-Dax-Hendaya se halla aún en una fase preliminar. "La Y vasca y su conexión con Francia es una gran cuestión de Estado que el PNV ha sabido comprender", comentaba hace dos años un relevante ministro del Gobierno español. París también lo ha entendido.