Ley del contrato de transporte terrestre de mercancías
La Comisión de Justicia del Congreso aprobó el martes por unanimidad el dictamen del proyecto de Ley del contrato de transporte terrestre de mercancías que a partir de ahora continuará su tramitación en el Pleno de la Cámara, tras incorporar diversas enmiendas con el consenso de todos los grupos parlamentarios. En un comunicado, los ponentes socialistas de la iniciativa, Salvador de la Encina, Jesús Quijano y Óscar Seco, recalcaron que que esta norma responde al "compromiso" del Gobierno de regular el transporte terrestre de mercancías, tras la huelga llevada a cabo hace un año por el sector. En este sentido, destacaron el "gran esfuerzo" del Ejecutivo para elaborar una nueva norma que actualiza y moderniza el régimen jurídico del sector, consensuado en la Cámara Baja para "dar satisfacción" a la inmensa mayoría de pymes como empresas de mayor dimensión, así como a los distintos grupos parlamentarios. LA NORMA ANTERIOR SE REMONTA A 1885 El proyecto de Ley busca actualizar el régimen jurídico del contrato de transporte terrestre de mercancías tanto por carretera como por ferrocarril para cubrir la "laguna histórica" que supone que la legislacición anterior se remonta al Código de Comercio de 1885 y no estaba "en condiciones" de dar respuesta a las necesidades cambiantes del transporte actual. El texto ratificado hoy por la Comisión resalta algunos aspectos técnicos como la clarificación de la posición contractual de los transitarlos, operadores de transporte, así como la intermediación de los diversos sujetos por vía de subcontratación en el transporte. Igualmente hace referencia a la regulación relativa al contrato de transporte multimodal, "prestándose especial atención a la responsabilidad por daños en las mercancías". Además, con esta ley se pretende instalar el derecho español en materia de transporte, en el contexto de los convenios internacionales ratificados por nuestro país, especialmente el Convenio Internacional de Transporte (CMR). También se regula el transporte interno de mercancías de manera homogénea al internacional. Asimismo, la nueva ley regula los derechos y obligaciones de quien manda la mercancía o cargador, quien la transporta o transportista y quien la recibe o destinatario. Para los socialistas, con esta iniciativa "se consigue un texto duradero y moderno, que dará estabilidad y seguridad al sector porque se asemeja a la normativa de la mayoría de los países de Europa".