CO2
El grupo danés AP Moller-Maersk mostró ayer su apoyo a que entre en vigor un impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo, Nils Andersen, jefe ejecutivo del grupo, ha advertido de que están dispuestos a apoyar esta medida siempre que las otras navieras también estén a favor de apoyarla. Hoy en día, el transporte marítimo representa más del 80% del comercio mundial y genera un 4% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Aunque las navieras, especialmente las europeas, han hecho esfuerzos en los últimos años para hacer que sus flotas sean menos contaminantes (por ejemplo, Maersk redujo sus emisiones en un 9% el año pasado), debido al crecimiento del comercio mundial, cada vez están aumentando más los residuos de los barcos, de forma que en los próximos diez años podrían aumentar hasta en un 30%. Por su parte, las navieras esperan que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) acepte que las reglamentaciones aplicables al transporte marítimo sean las mismas que para la Organización Marítima Internacional (OMI). Sea cual sea la solución aceptada, se espera que ésta sea aplicada a nivel mundial, tanto por el bien del medio ambiente como de la eficacia de una industria que transporta un 90% del comercio mundial.