astilleros
Los gobiernos de Japón, Corea y China acudirán al rescate de los astilleros una vez más durante la recesión y esta vez no mediante subvenciones, sino a través de grandes inversiones para construir nuevos barcos para la marina. Según Agence France-Presse, la agencia de consultoría naval AMI International ha predicho que los países asiáticos en los próximos cinco año se gastarán 60.000 millones $ (43.950 millones €) para modernizar el tamaño de las flotas. Esta cantidad es muy similar a la que EEUU prevé gastar en el mismo período. Si se excluye a EEUU de los cálculos, el gasto que se va a llevar a cabo en estos tres países es mayor que el de todos los países de la OTAN combinados. El vicepresidente de AMI International, Bob Nugent, cree que los gobiernos de los países asiáticos se van a centrar sobre todo en la construcción de submarinos, fragatas y portaaviones. A pesar de la recesión, Corea del Sur ya ha tomado medidas para mantenerse en su posición de líder mundial en la construcción naval. Por su parte, Singapur mantiene una flota muy moderna, y se espera que la India, Malasia, Indonesia y Tailandia también inviertan en modernización los próximos cinco años, aunque en menor medida que Corea del Sur, China y Japón. "Los gastos en defensa se han mostrado estables en los pasados años y esperamos que así se mantengan. Con vistas al mercado, no nos hemos encontrado con los mismos recortes que Europa. Esto refleja la gran estabilidad macroeconómica y la menor exposición a riesgo de crédito de la mayoría de las economías asiáticas, así como el reconocimiento de la importancia que tiene la potencia naval para la seguridad y la prosperidad nacional", explicó Bob Nugent. Los principales astilleros del este asiático son IHI Marine United en Japón, Daewoo en Corea del Sur, y Bohai y Dalian en China. Probablemente el mayor proyecto se llevará a cabo en China, que construirá su primer portaaviones; según la prensa local y extranjera, esto se llevará a cabo en el astillero Jiangnan cerca de Shanghái a pesar de que el principal favorito para llevar a cabo este prestigioso contrato era el astillero Dalian.