Alang, India
  • Hoy se clausura la Conferencia sobre reciclaje de la OMI
  • El objetivo de este encuentro es buscar formas de mejorar la seguridad medioambiental y de los trabajadores durante las actividades de desguace y reciclaje
Alrededor de 500 delegados de 100 países están asistiendo a la conferencia de la Organización Marítima Internacional (OMI) que se está celebrando entre el 10 y el 15 de mayo en el Centro de Convenciones y Exposiciones de Hong Kong. Al inicio de la convención el lunes, el secretario general de la IMO, Efthimios Mitropoulos, dijo que es necesaria la aprobación de un 'plan' ya que se espera un gran boom en el reciclaje de barcos. Hong Kong Chief Executive Donald Tsang, dijo que la crisis económica ha hecho que muchas órdenes de nuevas construcciones hayan sido canceladas y que haya bastantes barcos inactivos. "Las condiciones del mercado han provocado un resurgimiento del reciclaje, el cual se ha convertido en una forma de acabar con los desequilibrios entre la oferta y la demanda mucho más respetuosa con el medioambiente", comentó. El encuentro se enfocará en los detalles de un borrador aprobado en octubre del año pasado basado en la Convención de Basilea sobre el control de residuos peligrosos, en las recomendaciones de un grupo industrial y de la Organización Internacional del Trabajo. El borrador trata sobre aspectos relacionados con la construcción de barcos, las operaciones de reciclaje, la seguridad de los trabajadores y las consideraciones medioambientales que hay que tener en las instalaciones de reciclaje. Entre las medidas que se consideran más oportunas están el que los barcos que se desguacen sean los más antiguos y el controlar los materiales peligrosos con los que están hechos. El inicio de esta conferencia también atrajo un grupo de manifestantes golpeando gongs y vestidos de blanco que pertenecían a la Plataforma NGO, la cual pretende prevenir que desde los países occidentales se exporten ilegalmente barcos que contengan sustancias contaminantes para que sean desguazados en Asia. "La convención no servirá para prevenir que un barco con residuos tóxicos sea llevado en las playas de India, Bangladesh, Pakistán o cualquier otra nación en desarrollo", explicó Ingvild Jenssen, lider del NGO.