Zanzíbar
Ayer domingo se reunieron en la Casa de Gobierno de Zanzíbar el vicepresidente de Kenia, Kalonzo Musyoka, y el presidente de Zanzíbar, Amani Abeid Karume, con el objetivo de tratar el problema de la piratería como asunto principal. En esta reunión se habló acerca del problema que supone el que los barcos comerciales con destino a la costa este de África se tengan que desviar más de 6.000 millas náuticas de su ruta para así evitar posibles ataques piratas, haciendo que la entrega de mercancías se retrase más de dos días. "El problema de la piratería es tan serio que hasta ahora ha estado afectando bastante a nuestra economía, ya que las navieras han incrementado las tarifas de transporte debido a los desvíos que deben realizar", dijo el presidente Karume. El vicepresidente keniano también quiso dejar clara la posición de su país frente a la piratería. "Kenia también está preocupada por el tema de la piratería y por las alteraciones que ha sufrido el transporte marítimo en una de las rutas más concurridas del mundo", afirmó Musyoka. En la reunión se discutió la posibilidad de que Kenia y Tanzania creen conjuntamente patrullas antipiratas para frenar la ola de piratería que se está dando en el océano Índico y más concretamente cerca de estos países, aunque todavía no se ha llegado a ningún acuerdo al respecto. Aparte, Musyoka también informó al presidente Karume de la petición de Kenia a las autoridades marítimas internacionales para expandir sus aguas territoriales dentro de las aguas internacionales más allá de sus límites actuales. Más tarde, el vicepresidente Musyoka y su delegación hicieron un tour guiado por los campos de especia del Gobierno de Zanzíbar, donde se mostró cómo se cultivan la canela, el jengibre, el clavo y otras especias por las cuales la isla es famosa. El vicepresidente de Kenia concluye hoy sus tres días de visita oficial en Tanzania, donde aparte de visitar Zanzíbar, también ha visitado Dar es Salaam, la capital del país, donde se ha reunido con altos funcionarios del gobierno. Según el International Maritime Bureau, los ataques de los piratas somalíes se incrementaron hasta diez veces en el primer trimestre de este año si lo comparamos con el primero del 2008.