Peligro
El riesgo de entrar en bancarrota ha puesto en alerta a las navieras, que están tomando medidas para hacer frente a estos riesgos y así evitar también que su cadena de suministros se vea demasiado afectada. Las navieras deben vigilar una serie de indicadores financieros claves, como la calificación crediticia o el ratio de nuevas construcciones de portacontenedores en comparación con la flota existente. Philip Damas, director de Drewry Supply Chain Advisors, ha sido coautor de un nuevo informe en el que se indica que hasta ahora siete navieras se han tenido que retirar del negocio y que habrá algunas más a las que les pasará lo mismo, de modo que es muy importante enfocarse en la gestión de riesgos. "Muchos se están preguntando qué navieras podrán sobrevivir y cuáles no, y dos grandes navieras nos han preguntado cómo podrían aumentar su tasa de supervivencia a largo plazo", comentó Philip Damas. "Las navieras ahora están muy centradas en este asunto y necesitan saber cuáles son más o menos propensas a entrar en bancarrota". Philip Damas destacó dos indicadores principales para descubrir lo propensa que es una compañía a la bancarrota: "Si una agencia de crédito como Fitch o S&P tiene puesta a una compañía en vigilancia de crédito, esto es un claro indicador de un riesgo más alto". "Otro indicador es el porcentaje de órdenes de nuevas construcciones en comparación con el tamaño de la flota ya existente. Si una compañía tiene un gran libro de pedidos, también podemos llegar a la conclusión de que la crisis va a afectar más a estas empresas". El otro coautor del informe es Andrew Traill, director de Shippers’ Voice, quien explicó que las navieras con una mayor proporción de buques fletados tienen más posibilidades de soportar la crisis que aquéllas que son propietarias de una gran flota. "Los barcos fletados pueden ser devueltos a sus propietarios y luego vueltos a recibir en cuanto aumenten los volúmenes de mercancías, pero las navieras en posesión de grandes flotas con muchos barcos inactivos tienen que continuar realizando pagos y esto les puede llevar a pérdidas sustanciales de capital".