Tireless 2004
  • Tres escapes de refrigerante nuclear de submarinos británicos en 2004, 2007 y 2008
La flota de submarinos nucleares británicos ha sufrido varias fugas de residuos radiactivos en su base de Clyde (suroeste de Escocia), según un informe confidencial del Gobierno Británico y del que informa hoy el diario "The Guardian". En ese informe, el Ministerio de Defensa ha admitido problemas de seguridad en su base de submarinos nucleares, en Faslane, cerca de Glasgow, donde los problemas han sido "recurrentes". Según los documentos, los casos de escape radiactivos se dieron en los submarinos "HMS Torbay", "HMS Superb" y "HMS Trafalgar". El Ministerio de Defensa insiste en que ninguna de las fugas ha supuesto una amenaza para la salud humana o el medio ambiente. Pero el director ejecutivo del Scottish Environment Protection Agency, Campbell Gemmell, dijo al Canal 4 de la televisión británica, en unas declaraciones que serán emitidas esta noche: "No es aceptable que simplemente se diga que estos incidentes son menores. Hay que asegurar que cuentan con los sistemas (adecuados) para impedir que estos incidentes ocurran, para que no tengamos que preocuparnos sobre si las posibles consecuencias son serias o no" Gibraltar, base de submarinos nucleares El submarino de propulsión nuclear de la Royal Navy, el HMS Torbay perteneciente a la clase Trafalgar, llegó el día 7 de diciembre de 2005 a la Bahía de Algeciras, donde reside la de Gibraltar, sobre las 15.30 horas. El ‘HMS Superb’ llegó en la mañana del miércoles día 18 de octubre de 2006 a la bahía de Gibraltar, donde reside la de Algeciras, para llevar a cabo un intercambio de tripulación y avituallamiento. La máxima tensión entre Londres y Madrid por el uso del puerto de Gibraltar como base para submarinos nucleares tuvo lugar a raíz de una avería del 'Tireless' en el 2000, donde permaneció reparándose casi un año. La presencia de submarinos nucleares en el Peñón siempre provocó una intensa polémica en la sociedad campogibraltareña ante el temor de que se produjera una fuga radiactiva; sin embargo, los residentes del arco de la bahía hemos tenido suerte hasta el momento. La situación es tan seria que la propia Scottish Environment Protection Agency (SEPA) ha advertido de que consideraría el cierre de la base de Clyde si contara con los poderes legales para hacerlo. ¿Qué harán el Gobierno Español y el de Gibraltar en este caso?