Manuel Morón
  • La Ejecutiva Local de los andalucistas de La Línea pide información sobre la playa de poniente al Presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, al tiempo que muestra su apuesta por un desarrollo sostenible
El Partido Andalucista de La Línea expresó ayer su satisfacción tras conocerse que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha iniciado los estudios necesarios para regenerar la playa de Poniente, una petición expresada por los andalucistas en multitud de ocasiones. No obstante, la formación aseguró sentir preocupación al recordar que un tramo de esta parte del litoral y susceptible de ser regenerado "está afectado para uso portuario, en concreto para la cuarta fase de las obras de ampliación de Crinavis. El alcalde de La Línea, miembro del consejo de administración de la Autoridad Portuaria, ha afirmado que nunca se harán estos trabajos, aunque la APBA no se ha pronunciado", puntualizó el PA. Es por ello que la agrupación ha remitido un escrito al presidente de este organismo, Manuel Morón, "para que nos informe sobre las intenciones de la APBA respecto a la cuarta fase de ampliación, así como si existen planes para la desafectación del uso portuario del tramo de Poniente posible beneficiario de la regeneración de la playa". De igual forma, los andalucistas quieren saber si la Autoridad Portuaria "va a oponerse, pensando en futuros aprovechamientos portuarios, a la regeneración de dicha playa". Además, el PA apuntó que aunque no es contrario al crecimiento de Crinavis, "no se puede perder ni un metro más de Poniente. Además, ese crecimiento debe cumplir unos requisitos, porque el desarrollo por el desarrollo no es admisible y debemos buscar compatibilizar la calidad de vida y la preservación de nuestros valores con la riqueza y el crecimiento económico que la creación y la explotación de infraestructuras portuarias pueden depararnos" . Este planteamiento de sostenibilidad ya ha sido admitido por la propia Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras que renunció a proyectos medioambientalmente agresivos como el del muelle de Santiago o la expansión en la punta de San García pero desarrolló Isla Verde Exterior, creciendo hacia el interior de la Bahía y sin afectar a la costa, para continuar con la generación de riqueza y empleo.