Fusiones
"Muchas navieras tienen planeado fusionarse una vez que se reduzca la inestabilidad en el sector, pero esta vez las navieras deben procurar adoptar un enfoque más prudente de cara a sus expectativas de expansión", dijeron ayer varios líderes asiáticos de la industria. Jesper Praestensgaard, presidente de Maersk Line Asia Pacific, dijo que el sector naviero ahora está muy fragmentado, con elevados costes fijos, con una intensa competitividad y bajos márgenes de beneficios, y que sin alianzas, las pequeñas navieras no podrán superar la crisis. "La gran pregunta que nos hacemos es cuándo tendrán lugar las fusiones y qué navieras las empezarán a llevar a cabo, aunque por el momento no creo que ninguna naviera se fusione". Eng Aik Meng, el presidente de APL, estuvo de acuerdo en que las fusiones parecen una solución viable, pero añadió que las navieras necesitan también tener en cuenta los riesgos operativos de sus flotas. "Las navieras deben cambiar sus perspectivas como solución a largo plazo para la actual sobrecapacidad en el sector. Lo primordial es dejar de centrarnos en la cuota de mercado y en el volumen de crecimiento, y en lugar de ello, adoptar planes de expansión más cuidadosos". Randy Chen, encargado del desarrollo comercial internacional en Wan Hai Lines, dijo que no es ningún secreto el que la industria estuviese dirigiéndose a un desequilibrio entre la oferta y la demanda antes de la recesión. Además, Chen estuvo de acuerdo con Praestensgaard en que en algunas zonas comerciales, la crisis está incidiendo menos que en otras. Y también hizo hincapié en que una ligera recuperación en el comercio podría tener sus riesgos, ya que las navieras podrían volver a utilizar barcos inactivos antes de que hubiese una recuperación total en el sector, dando lugar a una mayor sobrecapacidad. Por su parte, Praestensgaard añadió que el sector se encuentra en una gran crisis debido a la coincidencia que ha habido entre la sobrecapacidad del tonelaje y un descenso de la demanda históricos.