alambre de espino
Un oficial de alto rango de la Marina de EEUU ha explicado que cree que los buques comerciales deberían contar con guardias armados si van a viajar a través de las aguas infestadas de piratas del Cuerno de África. "Hace falta dos cosas para ser víctima de un ataque pirata exitoso: necesitas piratas que estén buscando ganancias monetarias y también, un barco capaz de ser pirateado", dijo desde Bahréin el vicealmirante y comandante William Gortney a la CNN un día después de que la Marina estadounidense liberase al capitán Richard Phillips tras haber pasado cinco días como rehén. Según Gortney, las navieras necesitan al menos contar con una última línea de defensa antes de que sus barcos sean abordados por los piratas o al menos tomar más medidas pasivas. "En la semana pasada por ejemplo, dos barcos fueron atacados sin éxito porque colocaron alambres de púas alrededor de las vías más cercanas de acceso". "Esperamos que los ancianos de las tribus somalíes animen a los jóvenes a buscarse otras formas de ganarse la vida, dándose cuenta de que la falta de oportunidades es lo que los conduce a la piratería". Por su parte, Peter Chalk, experto en seguridad marítima de la RAND Corporation, descarta la posibilidad de armar a los marineros debido a su falta de entrenamiento en combate. "Armar a los marineros sólo servirá para que los piratas aumenten la intensidad de sus ataques al encontrarse ante una mayor resistencia. Y a esto hay que añadirle que incluso es posible que los piratas cuenten con armas más avanzadas que la de los marineros", advirtió. "Aparte, habría problemas legales al armar a las tripulaciones de los barcos, ya que muchos países no permiten que en sus barcos registrados se lleven armas y además, muchos estados imponen severas limitaciones a los barcos que entran en sus aguas territoriales si éstos llevan armas a bordo". "Una intervención militar dentro del país politizaría lo que es esencialmente un problema económico. También, debido a que los piratas viven cerca de comunidades costeras, sería bastante probable que hubiera daños civiles a gran escala". "Los países costeros cercanos a Somalia (Yemen, Kenia y Yibuti) deberían mejorar sus capacidades de vigilancia costera mientras que el sector privado va tomando medidas para mitigar el problema". "A largo plazo, la falta de gobierno en Somalia es un problema que requiere solución. No sólo por el tema de la piratería, sino también para dar estabilidad a una importante zona económica y geoestratégica". En la tarde del pasado domingo, los francotiradores de la Marina estadounidense terminaron con el secuestro del capitán Richard Phillips, quien estaba al mando del Maersk Alabama cuando fue capturado. "Ellos cumplían órdenes del presidente Barack Obama de usar la fuerza para salvar a Phillips en caso de peligro inminente", explicó Gortney el domingo. Mientras tanto, varios asesores de la Casa Blanca dieron detalles acerca del papel que tuvo Obama supervisando el desarrollo de la acción militar e indicaron que el presidente fue informado continuamente cada hora acerca del estado de la situación. También esta operación le sirvió de oportunidad al nuevo comandante jefe para demostrar su valía a la gente y a los líderes militares. Obama dijo el lunes que EEUU trabajará con sus aliados para prevenir futuros ataques piratas. "Ahora Washington prepara una nueva estrategia para combatir la piratería, y no se descarta la posibilidad de atacar las bases terrestres de los piratas o el que haya tropas estadounidenses en los barcos civiles", dijo Jim Webb, senador del Partido Demócrata y antiguo secretario de la Marina estadounidense. "La piratería no debería ser tolerada. Es una violación de la ley internacional y durante siglos, el uso de la fuerza para pararla ha sido apoyado prácticamente por todas las naciones". Pero el Secretario de Defensa Robert Gates reconoció que de todos modos, no hay una solución puramente militar. "Durante las próximas semanas vamos a intentar buscar una solución para este problema".