bunkering responsable
  • La reiteración de incidentes en la bahía de Algeciras y la convicción de que los mismos pueden repetirse en un futuro no lejano, "quizás con consecuencias irreparables", han llevado a las instituciones a hacer un llamamiento a la responsabilidad de todas las autoridades implicadas -españolas, británicas, gibraltareñas y europeas-
La Red de Fiscales Medioambientales de Andalucía y la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz han hecho público hoy un manifiesto en el que advierten del riesgo que suponen las actividades de "bunkering" que se desarrollan en la Bahía de Algeciras. El manifiesto se ha hecho público durante las quintas jornadas de trabajo que han reunido hoy en Granada a representantes de ambas instituciones y supone un "llamamiento" a la responsabilidad para el cumplimiento "diligente y riguroso" de los tratados internacionales. Asimismo, el texto, suscrito por el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, y por el Fiscal Superior de Andalucía, Jesús García Calderón, reclama el respeto a las normas que velan por la seguridad del tráfico marítimo y por la prevención de riesgos medioambientales debido a la "reiteración" de incidentes en la zona y a la "convicción de que puedan repetirse en un futuro no lejano". Por ello, se recuerda que "la pasividad y la conductas omisivas ante un riesgo anunciado, conocido y previsible podrían convertir en temeridad lo que hoy es imprudencia". Según ha indicado Chamizo a los periodistas, este manifiesto supone un aviso a los poderes públicos para que "extremen las cautelas" para no encontrarnos en el futuro con un nuevo fenómeno "parecido al del Prestige". Los fiscales medioambientales y el Defensor del Pueblo Andaluz han puesto de manifiesto la conveniencia de hacer efectivas "las limitaciones, los controles y las estipulaciones" fijadas en las normas internacionales y europeas de forma que se elimine "cualquier práctica que suponga un riesgo añadido en una zona de especial tránsito marítimo". En este sentido, ambas instituciones han dado como ejemplo los accidentes de los buques "New Flame", "Fedra" y "Tawe" que "además de ocasionar perjuicios concretos para el medio ambiente y la economía de la zona" pusieron de relieve la situación de "grave riesgo" que supone la persistencia de dichas actividades "sin el adecuado control".