Japan flag
Kawasaki Kisen Kaisha Ltd. (K-Line), Nippon Yusen (NYK Line) y Mitsui OSK, las tres mayores navieras de Japón, han predicho que el pasado año fiscal (que acabó el 31 de marzo), el beneficio va a verse bastante reducido, ya que la recesión está afectando mucho al comercio con EEUU y Europa. "La crisis ha reducido la demanda de muebles, electrodomésticos y materiales de construcción. El peor período ya ha pasado, pero el resto del 2009 seguirá siendo bastante duro, aunque estoy convencido de que habrá una recuperación en este próximo año fiscal", dijo Masayuki Kubota, de Daiwa SB Investments Ltd. En concreto, K-Line es la que ha predicho un mayor descenso, indicando que el beneficio neto posiblemente será de unos 6.500 millones ¥ (67 millones $ / 51 millones €) al final del 31 de marzo. Por su parte, NYK Line, la mayor naviera japonesa en cuanto a volumen de ventas, ha indicado que su beneficio neto será de unos 18.000 millones ¥ (185,5 millones $ / 141 millones €), lo que estará un 68% por debajo de los 56.000 millones ¥ (577 millones $ / 439 millones €) registrados en el año fiscal anterior. Con la escasez de la demanda, NYK Line ha optado por dejar 20 portacontenedores inactivos que se han unido a los otros 587 de la flota mundial que también están sin empleo (un 13% del total de la flota según los datos proporcionados por Bloomberg). Mitsui OSK ha previsto registrar un descenso del 69% en los beneficios, pasando de 127.000 millones ¥ (131 millones $ / 100 millones €) a 40.000 millones ¥ (41 millones $ / 31 millones €). Esta naviera se está viendo muy afectada por el descenso en la producción de acero en China, cuya economía en estos últimos meses se ha expandido al ritmo más lento registrado en los últimos diez años debido al cierre de bastantes fábricas.