lighthouse
  • El tráfico marítimo del Reino Unido se ve amenazado por los elevados impuestos de faros y balizas
Navieras de todo el mundo están amenazando con reducir el número de paradas en los puertos de Reino Unido y con cambiar las rutas de sus servicios a no ser que el gobierno retire los planes de aumentar los impuestos de faros y balizas. La pasada semana, algunos líderes de la industria y el ministro británico de Transportes, Jim Fitzpatrick, se encontraron en medio de las advertencias de que aumentar los impuestos pondría a los puertos de Reino Unido en desventaja competitiva con respecto a sus rivales continentales. Según estos líderes, las menores llegadas de barcos harán fracasar esta medida del gobierno haciendo que sea menor la cantidad de dinero que se pueda obtener de este impuesto. Por ejemplo, con este aumento, los portacontenedores de alrededor de 6.600 TEU podrían ver cómo los costes de sus paradas pasan de 12.250 £ (13.060 €) a 20.000 £ (21.322 €). Las navieras ahora están evaluando el impacto total de los costes de un posible incremento en este tipo de impuestos y sus líderes aseguran haber recibido numerosas ofertas de puertos del continente, donde los gastos de proporcionar ayudas en la navegación son financiados a través de los fondos públicos. Debido también a la crisis, en los puertos están desesperados por atraer nuevos clientes y quieren aprovecharse de este conflicto generado en el Reino Unido para así atraer servicios que actualmente se llevan a cabo en este país. Un portavoz de una importante naviera le explicó ayer a Lloyd’s List que en la situación actual, si el gobierno desea elevar ese tipo de impuestos, habría que reducir las paradas de barcos post-panamax y usar otros más pequeños para servir al país. "En términos de costes operativos, estamos cerca del punto de inflexión", aseguró el portavoz. La italiana Grimaldi ya ha confirmado que va a reducir el número de paradas en Reino Unido si aumentan los impuestos de faros y balizas, y otras navieras también están dispuestas a hacer lo mismo. Sin embargo, los miembros del ILDF (Independent Light Dues Forum) que se reunieron con el ministro Fitzpatrick para unirse a las críticas de las navieras se vieron animados por su respuesta. "Jim Fitzpatrick también estaba sorprendentemente preocupado acerca de los efectos que el incremento de estos impuestos podrían tener en la reputación internacional de Reino Unido como lugar para hacer negocios marítimos", dijo Mark Bookham of Wallenius, presidente del ILDF. "Sin comprometerse a conseguir cancelar el incremento, el ministro indicó que intentaría cambiar la propuesta actual", dijo el señor Bookham. Otros presentes en esta reunión también se mostraron muy animados. "Pareció muy comprensivo", dijo otro miembro del ILDF. El UK Major Ports Group, miembro de la coalición One Voice, también estuvo representado en la reunión, mientras que por su parte, el ILDF ya tiene dos nuevos miembros: APL y Hyundai Merchant Marine, que servirán para dar más peso todavía a los argumentos del ILDF. Fitzpatrick también reconoció que el motivo para elevar estos impuestos tampoco había sido adecuadamente explicado y se comprometió a encontrar una solución para las controvertidas subvenciones ahora pagadas por el Reino Unido para proporcionar ayuda en aguas irlandesas.