'Maersk Alabama
  • El 'Maersk Alabama' con pabellón estadounidense fue atacado a 240 millas náuticas al sudeste de la localidad somalí de Eyl
El portacontenedores 'Maersk Alabama' ha sido la última víctima de los piratas somalíes. El buque, propiedad de la compañía danesa A.P. Møller-Mærsk, navegaba bajo bandera estadounidense por el océano Índico, confirmó la naviera. El 'Maersk Alabama' es propiedad de su filial estadounidense y sus veinte tripulantes son de esa nacionalidad. La Casa Blanca ha confirmado que "sigue de cerca el presunto secuestro del barco" y ha precisado que su "prioridad es la seguridad de la tripulación" a bordo. El carguero navegaba rumbo a Mombasa cuando fue atacado a unos 500 kilómetros de las costas de Somalia. De momento, la naviera danesa no ha querido facilitar más datos sobre el secuestro para no poner en peligro la seguridad de la tripulación. A.P. Møller-Mærsk, líder mundial en transporte marítimo de mercancías, anunció el pasado noviembre que una parte de sus cargueros dejaría de navegar por el golfo de Adén y el este de África para evitar posibles secuestros de los piratas somalíes. Sin embargo, esta medida sólo afecta a barcos que no tienen velocidad o francobordo (altura de la cubierta principal) suficientes y son más vulnerables a los ataques. Este secuestro es el más reciente de una serie de ataques de piratas en la región, y los expertos creen que la mejoría en las condiciones climáticas facilita las operaciones de las pequeñas embarcaciones que emplean los asaltantes. Buques de guerra de EEUU, Alemania, España, China y otros países patrullan las aguas del océano Índico y del Golfo de Adén en torno a las costas de Somalia desde donde actúan los piratas. Pero los asaltantes somalíes cambian constantemente las áreas de sus operaciones para evitar a estos buques de guerra destinados patrullar el área por donde cada año transitan unos 16.000 barcos.