desguace
El desguace de portacontenedores está aumentando bastante a medida que los propietarios llevan a cabo cualquier acción que sea posible para eliminar el tonelaje innecesario, ya que la demanda continúa siendo escasa y los precios del transporte siguen siendo muy bajos. Sin embargo, como la construcción de nuevos barcos continúa a un ritmo de récord, es muy improbable que los desguaces tengan algún efecto significante en la capacidad de las flotas. A esto hay que sumarle los barcos que están inactivos, cuya cantidad exacta es difícil de verificar, ya que las navieras constantemente están retirando y volviendo a usar barcos conforme van haciendo cambios en sus servicios. La mayor naviera del mundo, Maersk Line, confirmó esta semana que actualmente tiene 12 barcos fuera de servicio, la mayoría de los cuales tienen entre 5.000 y 6.500 TEU, y a éstos hay que sumarles varios más que también van a dejar de ser usados. Al mismo tiempo, algunos que estaban inactivos, ahora han vuelto a realizar servicios. Esto pone a la naviera danesa a la cabeza en cantidad de tonelaje inactivo, seguida por APL y la chilena CSAV, la cual cuenta actualmente con 5 barcos de 6.500 TEU sin ser empleados debido a la suspensión temporal de un servicio. Ningún barco de este tamaño está siendo enviado al desguace y los mayores que hasta ahora han sido desguazados se encuentran entre los 4.000 y 5.200 TEU, aunque la mayoría de ellos están entre los 2.000 y 3.000 TEU. Maersk Broker ahora calcula que en total se desguazarán unos 240.000 TEU en el 2009, lo cual ha doblado las predicciones iniciales y para el 2010 estima que serán unos 140.000 TEU. Aparte, ha indicado que en el 2009 hasta 77.896 TEU han sido vendidos para el desguace por el momento. Sin embargo, estos altos niveles de desguaces apenas están teniendo efecto en el tamaño de las flotas, ya que se calcula que para el 2009, la flota mundial de todos modos se expandirá en un 13,5%, mientras que en el 2010 lo hará en un 10,6%. Para los barcos que estén entre 4.000 y 11.000 TEU, este año la expansión será de sólo un dígito, mientras que aquéllos que tengan más de 11.000 TEU crecerán en un 133% debido a la entrada en servicio de portacontenedores de última generación. Ahora mismo, las órdenes de nuevas construcciones se mantienen paralizadas, siendo marzo el sexto mes consecutivo en el que se reducen estas órdenes. Esto también ha hecho que se reduzca el libro de pedidos a un 45,5% en comparación con el 47,1% de hace un mes. A esto hay que sumarle el que los astilleros se mantienen bajo gran presión ante las peticiones de retrasar las entregas o de incluso cancelar algunas construcciones.