lectores del FT
  • Artículo publicado el pasado martes por el prestigioso diario Financial Times escrito por Robert Wright:
En el puerto de Algeciras, al sur de España, en una bahía dominada por el peñón de Gibraltar, los barcos celestes de Maersk Line entran y salen mientras que los contenedores están amontonados en cinco alturas. Pero el puerto se enfrenta ante una amenaza procedente del otro lado del concurrido estrecho de Gibraltar, el cual está cerca de algunas de las principales rutas comerciales del mundo. Ante el agotamiento de capacidad en Algeciras, APM Terminals ha desarrollado un puerto en Marruecos fuera de Tánger, donde se procesan los contenedores más eficientemente que en Algeciras y, aunque los directivos de las navieras se niegan a revelar sus costes, se sabe que Tánger es más barato. El reto es bastante grande, ya que el volumen de mercancía transportada se ha reducido bastante en todo el mundo con la crisis financiera. De hecho, Maersk Line, el principal usuario de esta terminal de Tánger que del mismo modo que APM Terminals, también forma parte de la naviera danesa AP Møller-Maersk, anunció el pasado mes que sus volúmenes de enero estuvieron un 20% por debajo de lo habitual en comparación con el mismo período del 2008. APM Terminals se negó a hablar acerca de cuánto paga a los trabajadores a ambos lados del estrecho, pero los sueldos medios en Marruecos son de unos 4.000 $ (3.018 € / 2.688 £) anuales, mientras que en España son de unos 14.500 $ (10.940 € / 9.744 £) anuales. Tales diferencias entre los empleados de los países desarrollados y los de que están en desarrollo podrían ahora darse con más frecuencia, ya que las multinacionales constantemente están buscando ahorrar costes para hacer frente a la recesión. El caso del estrecho de Gibraltar es bastante particular, ya que es el primer sitio en el que APM Terminals ha hecho dos terminales tan cercanas compitiendo entre sí. Klaus Sejling, el vicepresidente de desarrollo comercial de APM Terminals, explicó que su empresa necesitaba tener más capacidad en la zona del estrecho de Gibraltar y que eligió Marruecos porque su oferta era bastante convincente. "Marruecos cuenta con una mano de obra bastante flexible y con costes competitivos", dijo el señor Sejling. "Desde mi punto de vista, creo que es bueno tener un poco de competencia". "Esto debe ser un desafío para la autocomplacencia que tiene Algeciras, que durante más de 20 años ha tenido el monopolio procesando contenedores en el estrecho de Gibraltar. APM Terminals, los sindicatos y la autoridad portuaria deben trabajar juntos para mejorar la eficiencia. De lo contrario, va a ser muy difícil competir con Marruecos". Las ventajas de Tánger se hacen más claras durante una visita a la terminal, la cual está situada en un refugio natural entre las montañas del Rif. Sus relucientes grúas blancas y su equipo de procesamiento son totalmente nuevos, mientras que los trabajadores - mucho de los cuales previamente trabajaban en el campo como granjeros - muestran una impaciencia mucho menor que la perceptible en Algeciras. "Sienten que son parte del futuro de Marruecos; están felices de estar aquí", dijo Mohamed Ghandar, director de las operaciones de la terminal. "Las grúas del muelle de la terminal, que empezaron a ser totalmente operativas a finales de agosto, ahora pueden procesar 33 contenedores en una hora en comparación con los 29 ó 30 de Algeciras", comentó Ghandar. La única buena noticia para los trabajadores de Algeciras es que la terminal de Tánger tiene un espacio limitado y que probablemente nunca procesará más de 1,8 millones de TEU anuales. A pesar de esta buena noticia, Ildefonso Garnica, el secretario de Coordinadora en Andalucía, Ceuta y Melilla, cuyo sindicato representa al 80% de los trabajadores del puerto de Algeciras, dijo que Tánger todavía presenta un peligro para sus miembros. "En el tiempo en que estamos, no seremos nunca capaces de competir con Tánger en costes, pero trataremos de hacerlo en calidad y profesionalidad".