pasarela
  • Este año las navieras se enfrentan ante unas pérdidas totales de unos 40.000 millones $ (31.836 millones €) si las condiciones se mantienen tal y como están ahora mismo.
Estos son los últimos pronósticos hechos por Drewry Shipping Consultants en medio de un mercado tan rápidamente cambiante que las predicciones deben ser cambiadas casi a diario. "Las transportistas no podrán hacer suficientes ahorros de costes como para compensar la gran disminución en los ingresos provocada por la caída en picado de los volúmenes de mercancías y de los precios del transporte", según explicó Mark Page, director de investigaciones de Drewry Shipping. Se estima que en este año, los ingresos de las navieras podrían reducirse entre 65.000 y 68.000 millones $ (51.700 y 54.100 millones €), acabando con los beneficios operativos que obtuvo el sector en el 2008, que fue de 8.000 millones $ (6.3000 millones €) con unos ingresos totales de unos 220.000 millones $ (175.000 millones €). Aunque las compañías reduzcan sus gastos, esto difícilmente puede hacer frente al descenso en los ingresos, lo que dará lugar a unas pérdidas de unos 40.000 millones $ (31.836 millones €). En un discurso del lunes dirigido a la Conferencia Marítima Transpacífica, Page dijo que Drewry predijo para este año un crecimiento del 2,8% en el sector del transporte marítimo de contenedores según un estudio hecho en diciembre, cosa que ahora parecería demasiado optimista. Y de hecho, las últimas predicciones son de un descenso de entre el 5 y 7,5% en este sector. El descenso en el precio del transporte ha sucedido repentinamente y de forma brutal, con las tarifas de las rutas transpacíficas cayendo más de un cuarto en los dos primeros meses del año. Las tarifas todavía son bastante más altas en el comercio entre Asia y Europa, donde los precios se han reducido en un 50% desde octubre. Por otra parte, el señor Page predice para este año una disminución del 15% en las tarifas del comercio entre Asia y la costa oeste de EEUU, y del 5% entre Asia y la costa este de EEUU. "Todo dependerá mucho de la utilización de la tarifas y de la capacidad de las navieras para deshacerse del exceso de tonelaje lo más rápido posible. El problema de la sobrecapacidad continuará afectando a la industria durante varios años más". "La velocidad con la que el mercado se ha visto afectado, ha abrumado a todo el sector", continuó. "Hay que tomar medidas radicales o de lo contrario, es posible que luego se arrepientan las navieras que no lo hagan".