desierto de la economía
  • "Lo peor todavía está por venir", advirtió la semana pasada Fu Yuning, el presidente y director general de China Merchants
Los puertos chinos se están preparando para lo que va a ser un año muy difícil por culpa de la disminución en el gasto de los consumidores norteamericanos y europeos, la cual está afectando muy seriamente a la exportación asiática. Los volúmenes de mercancía ya han experimentado una gran reducción en las últimas semanas del 2008 y estas cifras tan nefastas han continuado en los dos primeros meses del 2009. En algunos puertos del sur de China, la mercancía procesada se redujo hasta en un tercio y lo que es peor: sin ninguna solución inmediata a la vista.
"Lo peor todavía está por venir", advirtió la semana pasada Fu Yuning, presidente y director general de China Merchants.
Después de varios años con unas cifras de crecimiento estupendas, los puertos chinos habrán tenido bastante suerte en el caso de que la mercancía manejada sea de una cantidad semejante a la del 2008. De hecho, China Merchants prevé de forma provisional que los puertos chinos procesarán en total 129 millones de TEU, lo cual sería exactamente lo mismo que el pasado año. "Pero por supuesto, estas cifras también podrían ser negativas", aclaró Fu Yuning en un discurso en la Conferencia Marítima Transpacífica. "Esta podría ser la primera vez en la que se procesara un menor número de contenedores que los del año anterior". Las esperanzas ahora están enfocadas en el paquete de estímulo económico que va a enviar el Gobierno para responder a esta crisis que ya ha dejado a un gran número de personas sin empleo. "La única ligera mejora ha sido la de un incremento en el número de contenedores procesados en la segunda mitad de febrero", comentó el señor Fu, quien cree que probablemente en el 2010, la situación ya dejará de empeorar. Pero el director ejecutivo auxiliar de Cosco Research, Simon Young, explicó en la misma conferencia que no hay ninguna señal que lleve a pensar en una recuperación inmediata en el sector del transporte de contenedores. "Además, este descenso también ya ha afectado al sector de los vehículos y de la carga a granel, y es probable que también afecte a los petroleros", dijo. "Como las condiciones del mercado empeoraron, los puertos también tuvieron que enfrentarse con el problema del amontonamiento de contenedores vacíos", dijo Vincent Li, director general de Modern Terminals. Y a todo lo anterior hay que sumarle que ahora los puertos se tienen que enfrentar ante el problema añadido de que muchas navieras quieren anclar allí sus barcos para dejarlos inactivos. Al acabar su discurso, Vincent Li pidió una mayor cooperación entre los operadores de terminales, navieras, operadores de ferrocarriles y camioneros para asegurar que la mercancía continúe fluyendo eficientemente.