Contenedores marítimos 20' Teu
  • La falta de contenedores que amenazaba el año pasado a las exportaciones de EEUU han vuelto a causar problemas, aunque esta vez por razones muy diferentes
Los exportadores se quejan de que no hay bastantes contenedores en algunas partes del país para poder satisfacer sus requisitos, lo que se debe a que el descenso en el volumen de mercancía importada ha dejado un número insuficiente de contenedores para manejar en algunas zonas la mercancía que se va a exportar. Las exportaciones de EEUU disfrutaron de un pequeño crecimiento el año pasado debido a que el bajo precio del dólar aumentó la demanda en el mercado extranjero. Pero con el crecimiento del comercio de carga a granel, muchos exportadores estadounidenses como los granjeros por ejemplo, empezaron a transportar sus productos en contenedores, lo que provocó que las navieras tuvieran que reposicionar su equipamiento en la mitad oeste y en otras regiones donde nunca había habido demasiada necesidad de contenedores en el pasado. La escasez reflejan una precipitada reducción en el comercio que ha dejado muchos contenedores almacenados en los puertos o en sitios cercanos a la costa en comparación con la escasa cantidad de contenedores que hay en el interior del país. El volumen de contenedores importados en el país cayó en picado en enero, con muchos puertos de la costa oeste registrando una reducción del tráfico en torno al 25%. Este repentino descenso va a provocar que bajen los precios en toda la cadena de suministros: ha disminuido el precio del transporte y al verse afectadas por esto, las navieras están pidiendo a los operadores de terminales que abaraten sus tarifas, para lo cual necesitan a su vez que las autoridades portuarias reduzcan sus cuotas. Los exportadores estadounidenses tienen la presión añadida de saber que lo que producen también se puede obtener en otros sitios y a esto hay que añadirle que se están viendo doblemente afectados por el fortalecimiento del dólar y por el debilitamiento de los mercados extranjeros. "Se prevé que las exportaciones contenerizadas de EEUU caigan en un 9,4% este año, después de haber crecido un 6,5% en el 2008", según indica Paul Bingham, director general de comercio y transporte en el analista económico y financiero HIS Global Insight. "Esta reducción continuará en el 2010, aunque será sólo de un 1,1%", dijo en un 'discurso' en la Conferencia Marítima Transpacifica de esta semana. Las previsiones para el 2009 no son tan negativas si las comparamos con el 12% de disminución previsto de forma general para las importaciones. Las exportaciones de EEUU se vieron repentinamente afectadas a finales de este año. Tenemos el ejemplo de Todd Rives, vicepresidente de CMA CGM en América, quien informó de un descenso del 30% en las exportaciones entre el tercer y el cuarto trimestre del año. Hasta entonces, el 2008 había estado siendo un año de récord para las exportaciones contenerizadas de EEUU, llegando en los primeros meses a un crecimiento del 10% con respecto al 2007. Las mercancías que se exportan a granel son productos de bajo valor como papel para reciclar, chatarra, productos agrícolas y madera, los cuales son muy dependientes del precio y esto hace que los compradores cambien con mucha facilidad de vendedor. Rives admitió que la escasez de equipamiento era otro problema al que se estaban enfrentando los exportadores. Y también por su parte, John Chinn, el director de proyectos de US Shippers Association, hizo hincapié en la escasez de equipamiento. "Sin el equipamiento necesario, la mercancía no se puede transportar", dijo. Sin embargo, en una encuesta de 'Coyuntura de Exportación' , el 50% indicó que el mayor obstáculo para la exportación es el debilitamiento de los mercados extranjeros, mientras que sólo un 27% citó la falta de equipamiento como principal problema.