Erika III
  • Cada Estado miembro deberá designar una autoridad independiente que decidirá qué hacer en caso de accidente de un buque
  • Los Estados miembros declararon su firme compromiso de suscribir los principales convenios internacionales sobre seguridad marítima y la aplicación del Código del Estado de abanderamiento de la Organización Marítima Internacional (OMI)
  • La actual obligación de cada Estado miembro de inspeccionar el 25% de los buques que hacen escala en sus puertos se sustituye por un objetivo del 100% para el conjunto de la UE
El denominado "paquete Erika III", cuyo objetivo es proteger las costas de Europa frente a desastres marítimos y mejorar de la seguridad de los pasajeros y la tripulación, fue aprobado por el Parlamento Europeo ayer 11 de marzo de 2009. Las ocho normas que lo componen estipulan requisitos más estrictos de seguridad para los buques que enarbolan una bandera de los Estados miembros así como para la navegación en aguas comunitarias, con la finalidad de ayudar a prevenir desastres marítimos. La aprobación del tercer paquete sobre seguridad marítima han supuesto, tres años después de su propuesta, un paso importante tanto en la mejora de la eficacia de las medidas existentes para prevenir los accidentes como en la gestión de sus consecuencias si lo peor llegara a suceder. Medidas incluidas en el paquete 'Erika III'
* Listas negras permanentes de buques peligrosos e inspecciones más duras y más frecuentes * Requisitos de aseguramiento más estrictos para los armadores y una mejor compensación a los pasajeros en caso de accidente * Cumplimiento obligatorio de las normas internacionales de seguridad para los buques que enarbolen pabellón de un Estado miembro * Una autoridad independiente que se establecerá en cada Estado miembro con el poder para poner en marcha operaciones de rescate y decidir dónde tomar los buques en peligro
Directiva sobre el Estado de abanderamiento Una nueva Directiva ha sido adoptada en la mejora de la calidad de los pabellones europeos. La falta de regulación sobre las responsabilidades del Estado del pabellón claramente representaba hasta la fecha un "eslabón perdido" en la legislación europea. Como importante potencia marítima, con un 25% de la flota mundial, la Unión Europea ha de garantizar que todos los Estados miembros verifiquen que efectivamente se respeten las normas internacionales por parte de los buques que navegan bajo su pabellón. Esto incluye un plan de auditoría obligatoria de las administraciones marítimas nacionales y la certificación de sus sistemas de gestión de calidad, en contraposición con el sistema internacional que únicamente se aplica sobre una base voluntaria. La Directiva sobre el Estado de abanderamiento no sólo reforzará la aplicación de las normas internacionales de seguridad marítima, haciéndoles exigibles y garantizando la igualdad de condiciones en toda la Unión Europea, sino que mejorará también la imagen de la flota europea haciéndola más atractiva a los profesionales.. Además, también es de una importancia fundamental reforzar la inspección de los buques que hagan escala en puertos europeos. Con la aprobación de la nueva Directiva, se mejorará la eficacia y la calidad de las visitas e inspecciones llevadas a cabo por el Estado rector del puerto en los puertos europeos, al tiempo que se concentrarán los buques más dudosos aliviando la presión sobre los buques de alta calidad . Esto significa llevar a cabo una reforma en profundidad del sistema de control del Estado del puerto, al exigir una inspección de todos los buques que hacen una escala en los puertos europeos. La actual obligación de cada Estado miembro de inspeccionar el 25% de los buques que hacen escala en sus puertos se sustituye por un objetivo de 100% para el conjunto de la Comunidad. En lo que respecta al seguimiento de los buques en aguas europeas, el nuevo texto tiene por objeto garantizar que todos los Estados miembros estarán interconectados a través de SafeSeaNet, que es una plataforma de intercambio de datos entre las administraciones marítimas nacionales, a fin de obtener una visión completa de los movimientos de cargas peligrosas o contaminantes en los buques que navegan en aguas europeas. También se acordó crear un Centro de Datos Comunitario de Largo Alcance para la Identificación y Seguimiento que se encargue de la tramitación de la identificación y seguimiento de información de los buques de larga distancia. Por último, se prevé que un sistema de identificación automática se extienda a los buques pesqueros de más de 15 metros, a fin de reducir el riesgo de colisiones en el mar. El objetivo de la nueva Directiva sobre las investigaciones de accidentes es la creación de un marco común de la Unión Europea con el fin de garantizar la eficacia, la objetividad y la transparencia de las investigaciones tras los accidentes marítimos que se producen en las aguas de la UE, así como aquellos en los que se ven afectados buques de bandera comunitaria o intereses de la UE. Esto afecta a la armonización técnica de los procedimientos de investigación que se llevarán a cabo conforme a una metodología común, de conformidad con el Código de la OMI para la investigación de siniestros y accidentes marítimos. La Directiva y un Reglamento sobre las sociedades de clasificación tratan de lograr una mejora radical en la calidad de la labor realizada por las clasificadoras. De hecho, estos organismos representan un elemento fundamental de la cadena de seguridad marítima: una mejor clasificación significa un menor espacio para buques por debajo de los estándares sin coste adicional para los propietarios en regla. Por último, dos medidas en este tercer paquete tienen por objeto proteger a las víctimas de siniestros marítimos. Se ha adoptado un nuevo Reglamento para proteger a los pasajeros afectados por un accidente, mediante la introducción de un conjunto de normas modernas sobre la responsabilidad y seguros de que se beneficiarán los pasajeros que viajen en las principales rutas marítimas europeas. La adopción de una nueva Directiva sobre el seguro de los armadores en las reclamaciones de derecho marítimo, representa un paso importante a fin de establecer un conjunto mínimo de normas en lo que respecta a los seguros de los propietarios de los buques. Se requiere que todos los buques que enarbolan pabellón de un Estado miembro (en todo el mundo) y todos los buques que entran en una zona marítima bajo la jurisdicción de un Estado miembro, tengan cobertura. Seguridad marítima La seguridad marítima ha sido durante mucho tiempo una prioridad del Parlamento Europeo, que en 2002 creó una comisión temporal sobre el refuerzo de la seguridad marítima tras los desastres del Prestige y el Erika en 1999 y 2002, respectivamente. Centrándose en la importancia de esta cuestión, algunos proyectos financiados por la UE como Spreex tenía por objetivo reunir la experiencia existente en materia de respuesta a vertidos de petróleo, con el fin de mejorar la preparación y la reacción ante tales accidentes. Al amparo de los dos paquetes anteriores de legislación de seguridad marítima (conocidos como Erika I y Erika II), la UE adoptó importantes normas sobre seguridad marítima que preveían, entre otras cosas, inspecciones de los buques en puerto, la prohibición de los buques monocasco para el transporte de petróleo y la creación de la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA). La Comisión presentó el paquete Erika III en noviembre de 2005. Durante todo el proceso legislativo, el Parlamento defendió la más altas normas de seguridad posibles para la protección del medio ambiente marítimo, las zonas costeras, y los buques de pasajeros y la tripulación. Después de tres años de prolongadas negociaciones con los ministros de transporte, los diputados garantizaron un acuerdo el pasado mes de diciembre durante una reunión de conciliación con los representantes del Consejo.