recortes de capacidad en los barcos
El deseo de 14 navieras transpacíficas de reunirse y discutir acerca de los recortes de capacidad en los barcos (gracias a una expansión propuesta de su inmunidad a las leyes antimonopolio) se ha topado con un obstáculo. La US Federal Maritime Commission (FMC) ha pospuesto la finalización de su plan al menos hasta marzo, solicitando al Transpacific Stabilisation Agreement (TSA) que presente información adicional con la cual, la FMC pueda tomar una decisión. La FMC ha durado un mes en rechazar la petición del TSA para una rápida revisión de su programa para reducir la capacidad de sus barcos en el Océano Pacífico, y el TSA debe esperar ahora 45 días hasta que presente esta información y el asunto sea tomado de nuevo. Con la crisis del comercio internacional y la consecuente disminución del precio de los transportes, las 14 navieras del TSA quieren discutir ideas para ahorrar costes, aunque sus miembros no tienen permiso para fijar tarifas; sólo pueden intercambiar información acerca de lo que cada miembro esta haciendo individualmente por su cuenta. El TSA solicitó una expansión de su autoridad en diciembre, pidiendo a la FMC que permitiese a los miembros del TSA discutir y alcanzar acuerdos en ahorro de costes, usando tácticas como un uso más eficiente de los barcos y una coordinación en los planes de los miembros para dejar sus buques en el dique seco, así como una racionalización en el uso de los barcos. Si la FMC permitiese a las navieras del TSA presentar tal programa de reducción de capacidad, todavía tendría que ser notificado por separado a la FMC, que luego abriría una revisión separada, incluyendo un período de comentario público antes de dar una decisión final. El TSA se está sirviendo de esto para apoyar su petición, ya que cree que se le debería permitir presentar este programa de reducción de capacidad, puesto que la FMC tendrá la última decisión al final. Sin embargo, la petición de diciembre ha causado la protesta de los grupos de presión de las transportistas, encabezados por la National Industrial Transportation League (NITL). En una carta de la FMC, la NITL explicaba que en la actual situación económica, se puede esperar que seguramente las intenciones de las navieras del TSA sean coordinar colectivamente una reducción en la capacidad de los barcos para manipular las tarifas artificialmente. Señalando que esta sobrecapacidad no se debe totalmente a la recesión económica, sino también a las decisiones de las navieras de comprar cada vez más portacontenedores de mayores tamaños, la NITL añadió que las transportistas ahora están buscando una forma de ajustar las opciones disponibles para salvarse ellas de las consecuencias de sus propias decisiones. En el último boletín informativo de la NITL, la alianza comenta que a pesar de los niveles de mercancía tan históricamente bajos, la autoridad para discutir los niveles de capacidad de los buques es innecesaria, ya que esta información está públicamente disponible.