Renfe mercancías
  • Bajada del precio por TEU en el corredor Valencia-Madrid del 30%
    • El puerto de Valencia y Madrid estarán unidos a partir de marzo por otro tren diario con capacidad para 80 teus (contenedores de 20 pies), según anunció en Valencia el director intermodal de Renfe Mercancías, Carlos Mantilla. Hasta el pasado mes de junio, los trenes de mercancías que operaban en este corredor tenían capacidad para 44 teus, luego incrementados hasta 60. El corredor entre Valencia y Madrid se convierte así en el primero de España en alcanzar esta capacidad con trenes de 600 metros y 1.300 toneladas, que según señaló Mantilla supone un aumento del 81% y una bajada del precio unitario del 30%. En 2008 salieron del puerto de Valencia 57.000 contenedores con dirección al puerto seco de Coslada, en Madrid, lo que supone una cuota del 63% , el puerto de Bilbao tiene el 23% y el resto un exiguo 14% se reparte entre los demás puertos. Sin embargo, sólo el 6% de estos contenedores viajaron en tren. El nuevo servicio podría mover 70.000 contenedores anuales entre Valencia y Madrid en 16 servicios semanales. Mantilla apuntó la importancia estratégica que supondría la creación de un puerto seco en Aranjuez, un espacio logístico utilizado por El Corte Inglés y Mercadona. Mientras que Coslada se encuentra a 426 kilómetros de Valencia, la distancia con Aranjuez se reduce a 362, un 15% menos que el responsable de Renfe calificó de "relevante" porque supondría mejores rotaciones para los camiones y evitar su paso por Madrid. Mantilla sugirió que Adif está considerando su ejecución. Pese a la mayor conciencia medioambiental, la coyuntura, destacó Mantilla, no es propicia para el transporte ferroviario por su componente de costes fijos, frente al sector del transporte rodado, que, con la bajada del petróleo y el exceso de oferta, está abaratando los servicios. Con todo, defendió que el papel del tren de mercancías se reafirma con la perspectiva de la subida de los combustibles, el aumento de tasas de los canales de Panamá y Suez, así como la eclosión de la piratería en Somalia. En la actualidad, algunos buques, aprovechando la bajada del petróleo, evitan el canal de Suez y la piratería dando la vuelta a África, lo que puede acabar beneficiando a otros puertos frente al de Valencia.