Maersk Line
  • Maersk traslada puestos de trabajo de Pekín a ciudades costeras de China
Maersk Line va a llevar a cabo una reestructuración en China que consistirá en transferir puestos de trabajo desde la sede central del país en Pekín a otras tres oficinas: las de Qingdao, Shanghái y Hong Kong. "La empresa está consolidando su posición actual en las zonas de Qingdao, Shanghái, Xiamen, Cantón (Guangzhou), Shenzhen y Hong Kong, y las tres oficinas de Qingdao, Shanghai y Hong Kong cubren el norte, el este y el sur de China respectivamente" dijo Shawn Jiang, del departamento de comunicación y relaciones externas. "Esperamos que esta reorganización se complete en marzo y que no haga falta hacer más reajustes adicionales en un futuro próximo". La naviera danesa hizo hincapié en que estos cambios no tienen nada que ver con la situación económica actual y aseguró que tampoco se espera que haya despidos por el momento. "Hemos hecho esta reorganización para simplificar la estructuras organizativas y aumentar la coordinación entre los directivos con el objetivo de mejorar nuestros servicios", indicó un portavoz. El Sr. Jiang no dio detalles de cuántos empleados se verán afectados por este cambio, pero dijo que el número de puestos de Maersk Line en Pekín se verá considerablemente reducido. "También es importante destacar que se crearán nuevos puestos de trabajo en estas oficinas, aunque tampoco se espera que aumente mucho el número de puestos de Maersk Line en China como consecuencia de la reestructuración". "Ya anunciamos hace más de un año que íbamos a hacer estos cambios y los estamos haciendo con total independencia de la situación económica". Maersk ha terminado de agrupar sus cuatro oficinas regionales en Extremo Oriente en dos: la de Hong Kong, que se ocupa del norte de Asia, lo que incluye China, Japón, Corea del Sur y Mongolia, y la de Singapur, que se ocupa de otros mercados de la zona asiática que da al Pacífico. En noviembre del año pasado, AP Moller-Maersk dijo que recortaría 700 puestos en Guangzhou a mediados del 2009, ya que iba a cerrar uno de sus dos servicios globales de atención al cliente en China. "Por el momento no hay planes de reducir puestos en otras ciudades como Shenzhen o Xiamen. Sin embargo, es posible que veamos necesario hacer algunos cambios en ciertas funciones si es que puede servir para consolidarnos", explicó el Sr. Jiang.