Hapag Lloyd
La Comisión Europea aprobó el viernes pasado el proyecto de compra conjunta de las alemanas Khüne, HGV y TUI para hacerse con el control de Hapag Lloyd, filial de transporte marítimo del grupo TUI, al concluir que la operación no tendrá un impacto negativo en el mercado comunitario ni en una parte sustancial del mismo. Tras examinar la operación, que fue notificada a Bruselas el pasado mes de diciembre, el Ejecutivo comunitario concluyó que el solapamiento horizontal de las actividades que realizan las partes es "muy limitada", puesto que Hapag Lloyd no está presente en los mismos mercados que Khüne y HGV, a excepción de un terminal de contenedores compartido en el puerto de Hamburgo en la que la filial de TUI tiene una participación minoritaria. El grupo TUI está presente en dos grandes campos, el del turismo y el del transporte marítimo. Es en el transporte marítimo en el que el grupo ofrece servicios regulares con contenedores a través de Hapag-Lloyd. A pesar de que tanto Khüne como HGV ofrecen servicios de transporte interior, la poca cuota de mercado que cubren hace que la operación de compra "no muestre problemas de competencia en este mercado", explicó la Comisión en un comunicado. Bruselas también contempló la posibilidad de ciertos vínculos verticales a raíz de la operación puesto que Khüne opera en el sector del transporte marítimo de mercancías, uno de los principales clientes del transporte regular con contenedores. Además, Khüne y HGV tienen actividades en el sector del transporte interior, también ligado al transporte regular con contenedores. No obstante, el poder "limitado" de las partes en los mercados implicados hizo concluir a Bruselas que el control conjunto de Hapag-Lloyd no implicará grandes riesgos en el acceso a los clientes o a los servicios.