A. Munguía (
El mercado marítimo nacional se encuentra ante un año difícil, tras una caída del 2 por ciento del tráfico total en los puertos de interés general en 2008, la primera que se produce desde 1992, advirtió hoy el presidente de la Asociación de Navieros Españoles (Anave), Juan Rivas. Según Rivas, todos los analistas internacionales coinciden en señalar que la paralización del comercio, que ha llevado al amarre a un número creciente de buques, se debe no tanto a una reducción de la demanda real por parte de la industria y los consumidores, sino al bloqueo del mecanismo del crédito por la falta de confianza entre las instituciones financieras. Su consecuencia ha sido una "auténtica caída a plomo" de los fletes marítimos en los mercados internacionales, que en diciembre de 2008 fue del 93 por ciento. Durante el acto de entrega del Premio de Periodismo de Anave en su séptima edición, Rivas resaltó que también en España el problema más urgente del sector es la necesidad de liquidez de las navieras españolas. Por ello, pidió a la Administración que instrumente, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), una línea de crédito para circulante que sea accesible a empresas no pymes. En su opinión, tan pronto se desbloquee el crédito internacional, habrá una recuperación de los fletes, aunque se mantendrán probablemente en niveles relativamente bajos bastante tiempo, debido a que las carteras de pedidos de buques nuevos para la entrega en los próximos tres o cuatro años están en niveles muy altos. Las navieras españolas incorporaron en 2008 diez buques nuevos, frente a los trece de 2007, con una inversión de 218 millones de euros, mientras que un año antes fue de 658 millones. A 1 de enero de 2009, las navieras españolas controlaban 270 buques mercantes de transporte, con 4,26 millones de toneladas de arqueo (GT), de los que 160 (el 60%) operaban bajo pabellón español y 110 bajo banderas extranjeras. La edad media de la flota controlada se sitúa en 15,8 años, muy por debajo de la de la flota mundial, que es de 18 años; mientras que la de pabellón española es aún más joven, con una edad media de 13,7 años, y continúa en 2009, un ejercicio más, en la lista blanca del Memorandum de París sobre control por el Estado del puerto, que recoge los pabellones más seguros del mundo. Por otro lado, Rivas aludió a la modificación de la ley 48/2003 de Régimen Económico de Prestación de Servicios de los Puertos de Interés General que se encuentra aún en fase de anteproyecto y se sometió a la consulta de las organizaciones sectoriales a finales de 2008. Dado que cada Autoridad Portuaria tendrá libertad para fijar las cuantías de sus tasas, el sector pide que se instrumente un mecanismo que evite subidas excesivas sobre los tráficos cautivos de un determinado puerto. Respecto a la prestación de los servicios de estiba, proponen que la jornada de trabajo se ajuste a los horarios de los buques y no a la inversa, como hasta ahora. Además, proponen que se instrumenten mecanismos de compensación de la eliminación de las bonificaciones a tráficos insulares y reducción a los del transporte marítimo de corta distancia (SSS), para evitar que suban las tasas en estos tráficos tan sensibles.

  • A. Munguía ("Mar") gana el Premio ANAVE de Periodismo 2008