• La Asociación de Navieros Españoles (ANAVE) ha hecho público un avance de su posicionamiento en torno al borrador de modificación de la Ley de puertos 48/2003
  • Advierten de que la supresión de muchas de las bonificaciones lo que supone que se multipliquen las tasas portuarias
  • Además va a exigir una memoria económica que cuantifique de forma clara el impacto real de los cambios que propone el anteproyecto
Las medidas propuestas en el borrador y los cambios que se introducen son complejos, ANAVE entiende que es necesario que una vez que el Proyecto de Ley llegue al Parlamento este vaya acompañado de una memoria económica donde se explicite cómo se traducen desde el punto de vista económico los cambios propuestos en las tasas. El objetivo además no es únicamente que quede de manifiesto el impacto real del borrador, sino que también lo que en esa memoria se indique sirva para poder contrastar en el tiempo el antes y después de la modificación. ANAVE lamenta que la supresión de las bonificaciones recogidas en la Ley 48/2003 implique un fuerte incremento de los costes de escala en los puertos, principalmente en los tráficos insulares, entre península e islas e intraeuropeos. Desaparecen las bonificaciones En el caso del tráfico marítimo entre las islas, desaparece la bonificación a la tasa de la mercancía, que era del 80%. Otro ejemplo sería el transbordo en un tráfico Península-islas, que antes tenía una bonificación del 100% en la tasa a la mercancía, que ahora también desaparece. La supresión de las bonificaciones a los tráficos insulares e intraeuropeos es fruto de un dictamen motivado de la Comisión Europea que las considera contrarias a la normativa comunitaria, dictamen al que ha atendido Puertos del Estado. Sin embargo, ANAVE, afirma tener dudas jurídicas sobre lo acertado de la postura de la Comisión y lamenta, en primer lugar, que la Administración española no haya decidido agotar la vía de recursos para intentar salvar dichas bonificaciones. Por otra parte, ANAVE no entiende que esta supresión no se compense en el borrador de la Ley de ninguna manera. Por ejemplo, Puertos del Estado podía haber modulado este incremento de tasas incrementando las bonificaciones por frecuencia en la escala, utilizadas en muchos casos precisamente por los buques afectados por la supresión de las referidas bonificaciones. En líneas generales, ANAVE muestra su preocupación por el fuerte crecimiento de las tasas portuarias que puede derivarse del Anteproyecto, que no se limitaría a los servicios con las islas e intraeuropeos, sino que podría también perjudicar a otros tráficos cautivos, principalmente graneles sólidos y líquidos. Estiba En sus alegaciones al borrador de Anteproyecto de Ley de Modificación de la Ley de Puertos de 2003, que presentará la semana que viene, ANAVE también se detendrá en la necesidad de incluir en la ley elementos que conduzcan a una mejora de la eficiencia y productividad del sector portuario. Las propuestas de ANAVE van a ir principalmente dirigidas a la prestación de los servicios de estiba, con el objetivo general de lograr la adaptación de los horarios de inicio de trabajo al horario de escala del buque y no a la inversa, como viene sucediendo y que muchas veces duplican los costes de estiba. En cuanto a otros aspectos del borrador como la supresión de la autoprestación en la estiba, ANAVE no lo considera relevante dada la concepción restringida que esta tenía en la Ley 48/2003.