video
  • Disposición adicional de la ley de Memoria Histórica LEY 52/2007, de 26 de diciembre
  • Entre Cuba, Argentina, México y Rusia, las peticiones pueden superar ampliamente el millón de personas

La nueva ley permite optar a la nacionalización -derecho de voto también incluido- "a las personas cuyo padre o madre hubiese sido originariamente español" aunque no naciera en España. En la práctica, se trata de los nietos de los emigrantes que tuvieron a sus hijos -padres de los ahora beneficiarios- en el país de destino. Una reforma del Código Civil aplicada en el 2002 ya reconoció el derecho de nacionalización a los hijos de "españoles de origen" nacidos en España. La eliminación de este último requisito amplía ahora sustancialmente el arco de aspirantes, que pueden superar ampliamente el millón de personas si se suman los de Argentina, México, Rusia y Cuba, según estimaciones oficiosas pero prudentes. Una condición que sí se mantiene es que el hijo del emigrante en cuestión -padre o madre del que ahora puede acogerse a la ley- naciera antes de la pérdida de la nacionalidad española de dicho emigrante y progenitor.