Tánger-Med
  • Tánger quiere aliarse con Algeciras para competir con Rotterdam
  • 'El puerto de Algeciras tiene que ser un socio. Hay suficiente mercado para todos. Es preferible mejorar juntos y ver la zona del Estrecho como una que puede gestionar 16 millones de contenedores y competir así con el puerto holandés de Rotterdam', comentó a los medios uno de sus representantes, Rachid Houari.

El puerto Tánger Med presentó ayer los trabajos de construcción de su segunda fase y la ampliación de la zona franca, con lo que aspira a convertirse en una de las principales plataformas logísticas del Mediterráneo. Con la presentación oficial de ese complejo, presidida por el monarca Mohamed VI, se avanza en el objetivo de hacer de esas instalaciones la locomotora económica del norte del país, con la previsión de crear 300.000 empleos en los próximos 20 años. La jornada tuvo como eje la firma de un convenio de adquisición por parte de la Agencia Especial Tánger Mediterráneo (TMSA), que gestiona el puerto, de 3.000 hectáreas de terreno público que se integrarán en la plataforma, y de otro acuerdo para el establecimiento de una zona "offshoring" en la periferia de Tetuán. En total, según cifras facilitadas por la compañía, se prevé ampliar las 1.000 hectáreas de zona franca existente a 5.000 en un radio de 80 kilómetros, para desarrollar parques industriales modernos y operados bajo el principio de ventanilla única. Está previsto que la segunda fase del puerto, Tánger Med II, que contará con dos terminales de contenedores, finalice en el año 2012 y cuente con una capacidad de cinco millones de unidades, elevando a ocho millones el potencial total de las instalaciones. Los otros tres millones de contenedores corresponden a la primera fase, Tánger Med I, iniciada en 2003 y puesta en marcha en julio de 2007, y que en 2008 superó el millón de unidades anuales. El presupuesto global de las dos fases de Tánger Med, del puerto de pasajeros y del de vehículos asciende a 3.000 millones de euros, cantidad repartida al 50 por ciento entre el Estado de Marruecos y concesionarios privados, precisó el presidente de la TMSA, Saïd El Hadi. Su atractivo ha acercado a empresas como Renault Nissan, a la que se le han adjudicado cerca de 300 hectáreas de terreno operativas según lo previsto en 2010, y a un número creciente de compañías de componentes de automoción, haciendo del sector automovilístico uno de los principales de la zona. "La crisis es el mejor momento para invertir. Todos los que lo hacen en tiempos de crisis salen reforzados y nosotros formamos parte de esa gente que cree que hay que invertir hoy para poder tener una ventaja mañana", afirmó el ministro de Economía y Finanzas, Salahedine Mezuar. Con ello animó a las empresas españolas, que representan en la actualidad cerca de un 15 por ciento de las más de 400 instaladas ya en la zona franca, a tener en Tánger Med una segunda antena de producción y a aprovecharse de la cercanía geográfica existente entre los dos países. Desde TMSA, asimismo, se minimizó la competencia que el pleno rendimiento de estas instalaciones supondrá para el puerto español de Algeciras, dado las expectativas de crecimiento que según la compañía se atribuye al sector marítimo a largo plazo. "El puerto de Algeciras tiene que ser un socio. Hay suficiente mercado para todos. Es preferible mejorar juntos y ver la zona del Estrecho como una que puede gestionar 16 millones de contenedores y competir así con el puerto de Rotterdam", dijo a los medios uno de sus representantes, Rachid Houari. Una vez finalizado, el complejo tendrá una capacidad además para el transporte de siete millones de pasajeros y de 700.000 camiones anuales. "La región se erigirá como un polo mayor de desarrollo y la diferencia de prosperidad entre la orilla norte y sur del Estrecho se reducirá", sostienen en un comunicado los responsables de Tánger Med. Éstos no esconden su voluntad de convertirse en un puerto líder en el Mediterráneo, antes de situarse entre los diez primeros a escala mundial. Los puertos de Valencia y Barcelona ampliarán sus radios de acción e influencia hasta la gran plataforma logística de Tánger. El puerto de Barcelona firmó un convenio para desarrollar un área logística para empresas catalanas gracias a la reserva de cinco hectáreas de terreno dentro del mismo puerto y otras cinco en la zona franca. También el puerto de Valencia contará allí próximamente con una zona de actividades logísticas.