puerto de Los Ángeles
  • Las navieras tendrán que rebajar drásticamente los costes para sobrevivir", concluye el informe de HSBC
  • Se espera que el comercio empeore rápidamente en el primer trimestre del 2009 y que las exportaciones asiáticas caigan un 10% en el segundo trimestre.
  • JP Morgan: "Las navieras ahorrarán algunas pérdidas dejando sus barcos inactivos en lugar de usarlos innecesariamente"
El tráfico de contenedores a través de Los Ángeles y Long Beach cayó en picado en las últimas semanas del 2008 debido a la aceleración de la crisis económica. Las cifras anuales publicadas por los dos puertos del sur de California muestran una brusca caída en el cargamento entrante, con unos números particularmente malos en diciembre. Long Beach informó sobre una caída en el tráfico total de contenedores en el año pasado de hasta el 11%, el mayor descenso en más de 20 años con un hundimiento de hasta el 25% en diciembre, algo que no había sucedido desde febrero del 2005. El puerto vecino de Los Ángeles informó acerca de una disminución total del 6% en el año pasado a la que contribuyó en gran medida el brusco descenso de hasta un 15% que hubo en diciembre. Combinados, el puerto de San Pedro (Los Ángeles y Long Beach) forma el quinto mayor del mundo en tráfico de contenedores y las estadísticas de Los Ángeles y Long Beach proporcionan una valiosa muestra de la condiciones del mercado. El crecimiento del cargamento transpacífico fue tan fuerte hace unos pocos años que los barcos a veces tenían que esperar varios días para atracar, ya que tanto los operadores de terminales como los transportistas del interior no daban abasto ante la oleada de importaciones procedentes de Asia. El cambio ha sido de repente, ya que Long Beach registró hace poco en el 2007 sus mejores resultados anuales con un tráfico total de contenedores de hasta 7,3 millones de TEU, aunque las importaciones ya estaban bajando algo a mediados de ese año después de que el mercado de la vivienda de Estados Unidos cayera bruscamente. Sin embargo, el año pasado el puerto vio cómo el volumen total disminuyó a 6,5 millones de TEU con una brusca reducción tanto en las exportaciones como en las importaciones. Como la recesión se extendió a los mercados extranjeros, los contenedores salientes de Long Beach se redujeron en un 23% en noviembre y luego hasta un 34% en diciembre. En Los Ángeles también sucedió algo parecido, donde el tráfico total de contenedores cayó a 7,8 millones de TEU desde los 8,4 millones del 2007 con una reducción de los contenedores salientes de hasta un 26% en diciembre. Al otro lado del Pacífico, las navieras esperan que el tráfico de contenedores en Hong Kong caiga hasta un 10% este año. El puerto alcanzó los 24,2 millones de TEU en el 2008, lo que supuso un 1% más que en el 2007 y consiguió así mantener su tercera posición por detrás de Singapur y Shanghái. Sin embargo, las navieras no son optimistas sobre el rendimiento que va a tener el puerto en este nuevo año; de hecho, Sunny Ho, director ejecutivo del Hong Kong Shippers’ Council, predijo que el puerto se encontraría con un descenos del 10 % en su rendimiento anual. Por el momento, el tráfico ya ha disminuido hasta un 24% en diciembre en comparación con el año pasado. La última evidencia de cómo la crisis está afectando al tráfico global de contenedores ha sido la de dos informes acerca de las perspectivas industriales para este año por parte de HSBC y JP Morgan: HSBC Global Research es particularmente pesimista, previendo que los precios del transporte descenderán en este nuevo año debido al suministro masivo y al desequilibrio de la demanda, y que dos de las navieras más importantes del mundo acabarán en números rojos. También HSBC predice que tanto Orient Overseas Container Line (OOCL) como Neptune Orient Lines (NOL) no tendrán beneficios en este año y en el siguiente, y se espera que la naviera hongkonesa pierda 227 millones de dólares (171,022 millones €) en el 2009 seguidos por unas menores pérdidas de hasta 98 millones (73,833 millones €) en el 2010, mientras que por parte de la naviera singapurense se esperan pérdidas de hasta 487 millones (366,906 millones €) y 377 millones (284,032 millones €) en el 2009 y en el 2010 respectivamente. La firma estima que el crecimiento de la demanda de contenedores será nulo este año y que se recuperará ligeramente en el 2010 hasta alcanzar un 2%. Pero como se espera que la capacidad de la flota crezca un 12% en el 2009 y un 13% en el 2010 (después de haber habido retrasos y abandonos en algunas de estas nuevas construcciones), HSBC prevé una brusca caída en las tarifas de flete y transporte en estos próximos años. En contraste, JP Morgan no cree que las condiciones del mercado en el comercio de contenedores desde Asia vayan a empeorar mucho más, aunque no espera ninguna mejora este año. "Actualmente las tarifas de transporte en el comercio Asia-Europa están por debajo de los costes variables y en el Pacífico están sólo un poco por encima. Ambos mercados son deficitarios si tenemos en cuenta los costes fijos", comentó el analista Johnson Lueng de JP Morgan, cuya sede se encuentra en Hong Kong. Por otro lado, HSBC espera que las tarifas de transporte caigan un 35% en el 2009 y un 7% en el 2010, con unas tarifas de flete que podrían disminuir hasta un 74% en el período 2008-2011. "Las navieras tendrán que rebajar drásticamente los costes para sobrevivir", concluye el informe de HSBC. Se espera que el comercio empeore rápidamente en el primer trimestre del 2009 y que las exportaciones asiáticas caigan un 10% en el segundo trimestre. Sin embargo, JP Morgan es más positivo: "No esperamos ninguna mejora este año, pero creemos que el comercio tampoco va a empeorar mucho más, ya que las navieras ahorrarán algunas pérdidas dejando sus barcos inactivos en lugar de seguir usándolos innecesariamente".