Nils Andersen
  • Andersen advierte de que el comercio global de contenedores disminuirá más todavía
  • Es lógico decir que el 2009 será un año muy duro
El jefe ejecutivo de AP MOLLER-Maersk, Nils Andersen, ha predicho que los volúmenes de contenedores transportados disminuirán este año y que por tanto el mercado será más duro en el 2010. "Es evidente decir que el comercio global disminuirá este año; es lo que indican las previsiones", indicó Andersen. A pesar de que no especificó cuánto disminuiría el volumen global de contenedores en el 2009, dejó claro que la industria está en un difícil momento que probablemente se extenderá durante el próximo año. "Como es de esperar, si el 2009 es muy duro, y probablemente 2010 también lo sea. Si la mejora se produce antes de que acabe el 2010, nos llevaremos una sorpresa muy positiva. Mientras tanto, es nuestro deber prepararnos ante tiempos aún peores", comentó. El precio del transporte en las rutas más importantes se ha desplomado y ha alcanzado sus puntos más bajos, las navieras creen que el mínimo está a punto de ser alcanzado. Andersen advirtió de que las tarifas actuales no permitirán a las navieras mantener sus operaciones en un largo plazo de tiempo. Por otro lado, rechazó hablar sobre si las duras condiciones del mercado empeorarán más en algunas líneas; simplemente afirmó que Maersk está bien posicionada para soportar la recesión. Mientras que Maersk hasta el momento tiene ocho portacontenedores en el dique seco por culpa de la débil demanda, no se plantea retirar más tonelaje del mercado por ahora. "Nuestra red operativa requiere más o menos los barcos que ya tenemos", afirmó. "Puede ser que dejemos más barcos inactivos, pero tampoco será algo desproporcionado. No estamos contentos con las tarifas, pero seguramente encontraremos un uso adecuado para los barcos". La naviera danesa cree que gracias a la reestructuración que hizo el año pasado, ahora está bien emplazada para aguantar la recesión con una fuerte posición de futuro en el mercado. "En el 2008 dimos los primeros pasos de una muy exitosa reestructuración de la administración de Maersk Line, que redujo las capas de dirección en la empresa y que nos ayudó a acercarnos más al cliente y a disminuir costes. Ahora tratamos de continuar por ese camino". En cuanto a si puede haber más despidos como resultado, dijo que nada acerca de ese aspecto se había planeado, pero comentó que 'mantenerse competitivos es algo que de vez en cuando puede suponer despidos'. La compañía también cree que su estrategia de inversiones servirá para que no aumente la financiación externa ahora que la situación es más dura en el sector bancario. "Hemos seguido los pasos para alinear los niveles de inversión con el flujo de caja que vamos a generar este próximo par de años, así que no vamos a tener problemas con el nuevo escenario bancario que no estamos encontrando ahora en el mundo". A largo plazo, Andersen explicó que Maersk se está posicionando de cara a los duros tiempos para así estar en una buena situación cuando el mercado se recupere, aunque tampoco tiene planes de comprar otras empresas este año. "Creemos que tomando las precauciones necesarias, estaremos bien situados cuando los tiempos difíciles lleguen y se acaben finalmente, de forma que podremos seguir creciendo y haciendo beneficios. "No tenemos planes de comprar compañías; sólo vamos a esperar y ver qué sucede".