El presidente de la ILWU Robert McEllrath y el Presidente electo Barack Obama
  • Los puertos del Pacífico aguantan la débil situación económica
  • Nuevo convenio de seis años de los trabajadores portuarios en la costa oeste de los Estados Unidos
Las negociaciones acaban sin problemas, no hubo congestión, los programas "verdes" avanzan y los retrasos de las mercancías apenas se hacen notar en el Pacífico a finales de este año. A principios de esta década, en muchos puertos de la costa oeste de América del Norte, el negocio del transporte de mercancías era como el mercado local de inmuebles (había un crecimiento de dos dígitos año tras año). Pero después, el ciclo cambió. Como el negocio disminuyó, muchos puertos se sirvieron de esta recesión para trabajar más a fondo en proyectos de infraestructuras o implementar planes medioambientales. Las autoridades portuarias entre San Diego y Vancouver implementaron un buen número de iniciativas verdes. La más famosa fue, por supuesto, el Clean Air Action Plan (Plan de Acción de Aire Limpio) en los puertos de Los Ángeles y Long Beach, con el polémico Clean Trucks Program (Programa de Camiones Limpios) que está siendo debatido en dos tribunales federales. Debido al debate legal sobre los preparativos del plan, las navieras han sido temporalmente libradas de pagar considerables cuotas para comprar nuevos camiones e implementar otras partes del plan. También en puertos vecinos se mantiene una cuota de 35 $ (25,06 €) por teu hasta que los detalles legales puedan ser resueltos por la Federal Maritime Commission. Junto a esta, también hay otra cuota de 15 $ (10,74 €) por teu para consolidar proyectos de infraestructuras en los puertos; en este caso, el puerto de Long Beach comunicó que iba a posponer la cuota al menos seis meses debido al hundimiento de la economía. Y las empresas que envían bienes a través de los tres puertos con mayor tráfico de contenedores de California no tendrán que hacer frente al pago de una cuota de infraestructuras del estado de 30 $ (21,48 €) por teu que se esperaba que iba a ser incluida en la ley. La medida, introducida por tercer año consecutivo por el senador estatal Alan Lowenthal, fue rechazada por el gobernador Arnold Schwarzenegger. Así que Lowenthal dijo que no intentaría nuevamente introducir esta medida. Durante gran parte del año, la exportaciones fueron lo más importante para muchos puertos de la costa oeste, ya que el débil dólar ayudaba a que los bienes americanos fuesen competitivos alrededor del mundo. Las ventas de Estados Unidos disminuyeron a finales de año, pero el transporte de comida, especialmente carne, continuaba con la misma fuerza. ¿Cuál ha sido la noticia más importante este año para el transporte en la Costa Oeste de Estados Unidos? Para alegría de transportistas y puertos. Un nuevo convenio de seis años fue firmado por la International Longshore and Warehouse Union y por la Pacific Maritime Association. En él se refleja un incremento de los salarios del 16% en los contratos y un plan de pensiones que alcance los 80.000 $ (57.288 €) por año. Negociadores de la ILWU y de la PMA acordaron el acuerdo después de casi cinco meses de negociaciones que empezaron en marzo. El 75% de los afiliados de la ILWU aprobaron el acuerdo. En el 2002, puertos en todas las zonas de la costa estuvieron cerrados después de una disputa que dio lugar a una huelga organizada por los sindicalistas. Este año, los miembros de la ILWU se dedicaron a convocar huelgas en algunos puertos, pero al final, el transporte continúo moviéndose sin interrupción. La IDC, siglas en inglés del Consejo Internacional de Estibadores: Es un sindicato de estibadores de ámbito mundial y la organización que encuadra a ILWC y a la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, en donde se encuentran afiliados la casi totalidad de los estibadores de los puertos de España.