Maersk se ajusta el cinturón
  • "El dinero es el que manda", dice Maersk acerca de las restricciones de crédito en los planes de inversión
La naviera danesa AP Moller-Maersk está reduciendo o aplazando todas las propuestas de inversión no asignadas, ya que los intereses bancarios se agotan y el grupo depende de su propio dinero para financiar futuros proyectos. El jefe ejecutivo del grupo, Nils Andersen, advierte de los excepcionalmente duros tiempos que se aproximan, ya que la recesión va a afectar a todas las actividades económicas de AP Moller-Maersk y a los beneficios contraídos. En un mensaje a la plantilla, el señor Andersen da una valoración clara de cómo "cosas que dábamos por sentado; por ejemplo, un simple préstamo bancario, ahora son inciertas". Con el mercado de las transportistas y el de las navieras bajo presión, "el grupo ganará menos dinero en los próximos años", escribe Andersen en el último artículo de la revista Maersk Post. Debido a las restricciones de crédito, la naviera AP Moller-Maersk será dirigida de forma diferente durante el próximo par de años, "de forma que no sea necesaria una financiación adicional por parte de los bancos". Esto significa que reducir algunos programas de inversión "hasta que estemos seguros de que podemos pagar nuestro propio flujo de dinero". La financiación será un asunto importante en el futuro, dice el señor Andersen, "y tenemos que adaptarnos a la falta de capital". Este cambio de estrategia dejará poco espacio para nuevas inversiones en el período 2009-10. Sin embargo, Andersen aclaró que a pesar de todo, el grupo invertirá "miles de millones de dólares" el próximo año, con programas existentes de nuevas construcciones para Maersk Line, Maersk Drilling y Maersk Supply Service, a lo que se le añade Maersk Tankers, adquirido recientemente por Broström, el cual no se verá afectado. Los gastos se están reduciendo en todo lo que sea posible, con todos los viajes limitados, a no ser que sean absolutamente necesario. El objetivo es ahorrar más de 30 millones de dólares (21,891 millones de euros) en viajes al año a través de una nueva dirección estratégica de viajes del grupo que se está desarrollando. Andersen está pidiendo a las unidades de negocios y a sus directores que "se enfoquen en optimizar sus estructuras de costes". El objetivo es ahorrar dinero "para poder aprovechar oportunidades de inversión si es que tienen lugar". Admite también que la magnitud de la recesión económica ha sorprendido a todos, con los mercados financieros reaccionando más negativamente y con más volatilidad de la que nadie había predicho. "Necesitamos tomar medidas que capaciten al grupo para resistir incluso situaciones peores que ésta, a fin de que salgamos como triunfadores cuando concluya la recesión". En la misma edición del Maersk Post, el jefe financiero Søren Thorup Sørensen dice que el grupo debe centrarse en optimizar la generación de dinero, aumentar el capital circulante y reducir todos los costes innecesarios. Esto significa que hay que asegurarse de que los clientes paguen sus facturas a tiempo "y de que no paguemos a nuestros acreedores demasiado pronto". "Tenemos que comprender totalmente que un dólar ahorrado es un dólar ganado", continúa diciendo. Esto significa que "tenemos que estar preparados para reducir proyectos en el caso de que no generen un flujo aceptable de dinero en un período de tiempo razonable. También debemos reducir servicios si estos no son especialmente valiosos para nuestros clientes y nuestro negocio. En general, debemos ser más disciplinados al evaluar las cosas que hacemos", dice Sørensen. "Ahora la clave es estar preparado", afirmó Andersen tranquilizando a sus empleados; "nada de esto va a ser catastrófico siempre que estemos preparados".