Crisis en el transporte marítimo
  • Ocho barcos en el dique seco
Los barcos, que suman en su conjunto una capacidad superior a los 50.000 teus (8 barcos de 6.500 teus), van a ser llevados al dique seco en otro intento destacable de dejar en el mercado sólo lo que realmente sea necesario. La compañía danesa dice además que más buques podrían seguirlos, ya que la empresa hace frente a escasos precios de transporte provocados por la baja demanda. Los ocho buques, todos de la clase CV 65, serán dejados en el dique seco este mes, predominantemente en Asia, y no se usarán más hasta mayo y junio del próximo año. Esta decisión de Maersk Line sigue los cambios recientemente anunciados en las redes de servicios transpacífica, Asia-Europa y Asia-Centroamérica, que han dado lugar a un exceso de capacidad que no puede ser empleada en otras zonas del mundo. "En vista de las condiciones del mercado, hemos llegado a un punto en que es mejor dejar los buques en el dique seco antes que intentar reutilizarlos en otras rutas", dijo Michel Deleuran, director de producción en Marsk Line. "Los precios de transporte están bajo seria presión, y en varias rutas, estos precios no cubren totalmente nuestros costes variables. Una mejora en los precios es imprescindible para poder crear unas condiciones sostenibles". Maersk Line dijo que continuará ajustando su capacidad optimizando los programas, consolidando servicios, compartiendo buques, realzándola productividad portuaria, reduciendo la velocidad y - "a menos que las condiciones actuales del mercado mejoren" - dejando más barcos en el dique seco. Otras principales navieras, como Neptune Orient Lines, también han empezado a dejar buques en el dique seco, mientras que se estima que más de 100 portacontenedores con una capacidad combinada de 270.000 teus están actualmente inactivos.