neumáticos
  • Michelin pide una escucha pública de la reglas de los consorcios
La fabricante francesa de neumáticos Michelin está realizando peticiones para una escucha pública de los cambios en las regulaciones de las navieras después de expresar cierta preocupación por algunas revisiones de las reglas de los consorcios que la Comisión Europea está proponiendo. Michelin se ha unido a las críticas de los planes para poner un límite del 30% de la cuota de mercado para las alianzas, argumentando que esto no es práctico para ciertas rutas. Por el momento, el umbral están en el 35%, pero Bruselas quiere reducir esta cifra al 30% para así poner al transporte marítimo de contenedores en una línea más próxima a la de otras industrias. La comisión está haciendo hincapié en que cualquier infracción de este nivel no es automáticamente ilegal, pero que los miembros de las alianzas deberían tener cálculos propios para asegurar que su acuerdo de consorcio no es anticompetitivo. Michelin, cuyo director administrativo de asuntos marítimos, Jean-Louis Cambon, es un miembro activo del European Shippers’ Council, ha escrito a la comisión planteando que un 30% de límite puede ser sobrepasado fácilmente en ciertas rutas poco concurridas debido al limitado número de transportistas. Esto puede hacer que los consorcios restrinjan su número de socios para mantenerse por debajo del límite del 30% , lo que pondría las cosas difíciles a las pequeñas transportistas. “Por supuesto, esto sería contraproductivo visto desde nuestra perspectiva”, dijo Michelin en una propuesta de nueva regulación que reemplazaría en el 2010 el conjunto de reglas actualmente existentes. “Por lo tanto, alguna compensación debería ser dada: por ejemplo, a través de una excepción específica para rutas poco concurridas", propone Michelin. "Queremos más transportistas, no menos", explicó el Cambon. "Las navieras (en las rutas menos transitadas) no deberían tener que preocuparse por estar infringiendo la ley". "Una ruta poco transitada sería definida probablemente en términos de volúmenes", comentó. La propuesta de Michelin va más lejos que aquella del European Shippers’ Council que quiere que la comisión explique porqué cualquier acuerdo entre consorcios que falle en el cumplimiento de las condiciones acerca del límite de la cuota de mercado, no se consideraría como una infracción ilegal. Pero Cambon dijo que no había una diferencia fundamental entre los dos casos. Sin embargo, con mucho más en juego, él ha pedido una escucha pública para asegurar que tantas perspectivas como sean posibles sean tenidas en cuenta cuando se redacte una nueva regulación para consorcios. Además, también espera que más navieras se unan al debate. La International Chamber of Shipping también ha hecho la misma propuesta que Michelin acerca de una escucha pública. "En vista de las implicaciones internacionales de cualquier revisión del reglamento de los consorcios, nos gustaría animar a la Comisión Europea para que realice una escucha pública acerca de este asunto, similar a la que se organizó para la revisión de la Regulación 4056/86 en las conferencias de las navieras", dijo la ICS en su petición a la Comisión, que en octubre divulgó un borrador de regulación y que solicitó comentarios. La European Liner Affairs Association (Asociación Europea de Asuntos Navieros) está haciendo una campaña para que el umbral de la cuota de mercado sea incrementado, señalando que algunos acuerdos de consorcios o alianzas internacionales tienen una tasa de mercado superior al 60%. La ELAA ha mostrado evidencias de que los miembros de los consorcios compiten ferozmente en precios, de modo que no están siendo anticompetitivos. El grupo industrial BIMCO propone un límite de tasa de mercado fijado en el 50%, mientras que la Grand Alliance respalda la petición de la ELAA para que haya un aumento de la cuota. Los cuatro miembros de la Grand Alliance (Hapag-Lloyd, NYK, OOCL y MISC) han recordado a la Comisión que ellos ya enseñaron algunos ejemplos hace varios años que mostraban la competencia entre ellos, con las navieras cambiando informes frecuentemente entre ellas. "Bruselas parece haber supuesto directamente que no hay competencia interna, como sucede en el caso de la Grand Alliance o en el de cualquier otra alianza entre navieras". "Reduciendo el umbral al 30%, las pequeñas y medianas navieras tendrán dificultades para entrar en los acuerdos de los consorcios integrados por transportistas mayores si a éstas les preocupa que la cuota de mercado pueda ser superada por la influencia de estas pequeñas navieras", advierte la Grand Alliance. La naviera japonesa 'K Line' está buscando garantías de que en Bruselas van a mantener una actitud abierta para cuando expire la nueva regulación al final del 2015. Los consorcios son considerados como beneficiosos desde que proporcionan servicios eficientes sin restringir la competición, pero Bruselas quiere corregir la actual 'block exemption' y ha insinuado que hasta el 2015 no se renovará.