• En la cultura árabe recibir ataques con zapatos es una señal de profundo desprecio

Un periodista iraquí lanzó sus zapatos al presidente estadounidense George W. Bush sin alcanzarlo, gracias a la buena cintura que demostró justo en el momento en que estrechaba la mano al primer ministro de Irak, durante una visita sorpresa ayer domingo a Bagdad. Durante el encuentro entre Bush y el primer ministro Nuri al Maliki, el periodista lanzó sus zapatos a Bush y le gritó: "Este es el beso de adiós, perro".