pescadores
  • 11,7 millones en ayudas a la flota por la retirada definitiva de la actividad pesquera

  • 15 pesqueros gaditanos se acogen a la subvención, siete de Tarifa, cuatro de Algeciras, 2 de Sánlucar, uno de Barbate y otro de Cádiz

  • A esta medida, incluida en el Fondo Europeo de la Pesca, pueden acogerse embarcaciones con más de 10 años de antigüedad

La Consejería de Agricultura y Pesca ha aprobado 11,7 millones en ayudas a la flota por la retirada definitiva de la actividad pesquera de 40 barcos con base en distintos puertos andaluces. Estas ayudas cofinanciadas, procedentes del Fondo Europeo de la Pesca 2007-2013, tienen como objetivo la adaptación de la flota pesquera a la disponibilidad de los recursos, incentivando la paralización definitiva de barcos con 10 o más años de antigüedad. El abono de las ayudas se realiza una vez que se comprueba la retirada de la embarcación de la actividad pesquera. De los 40 barcos que no volverán a faenar, algo más de la mitad (22 barcos) se dedicaban a la modalidad de pesca de arrastre de fondo, la que se emplea para la captura de especies demersales (merluza, bacaladillas, gambas, entre otras). Los restantes barcos que se retirarán definitivamente pertenecen a las modalidades de artes menores (8 barcos), cerco (5), palangre de superficie (2), arrastre (2) y arrastrero congelador (1). Por provincias, sobresale Cádiz con ayudas por importe de 3,4 millones de euros por la retirada de 15 barcos dedicados a las pesquerías de artes menores (6), cerco (4), arrastre de fondo (3), palangre de superficie (1) y arrastrero congelador (1). Estos barcos proceden de los puertos de Tarifa (7 barcos), Algeciras (4), Sanlúcar de Barrameda (2), Barbate (1) y Cádiz (1). Le sigue Huelva con algo más de 3 millones por la retirada de 7 barcos de arrastre de fondos (5) y arrastre (2), con base en los puertos de Isla Cristina (3 barcos) y Lepe, Ayamonte, Huelva y Punta Umbría, con un barco en cada uno de ellos. En la provincia de Almería se han acogido a estas ayudas siete barcos que percibirán un total de 2,5 millones por la retirada de la actividad de arrastre de fondo (5 barcos), artes menores (1) y palangre de superficie (1). Los puertos de procedencia de estas embarcaciones son Almería (4 barcos), Garrucha (2) y Carboneras (1). En Granada se ha aprobado la retirada de cinco barcos dedicados al arrastre de fondo y con base en Motril, por los que se abonarán a sus titulares un total de 1,7 millones de euros. Por su parte, en la provincia de Málaga se han acogido a retirada de la pesca seis embarcaciones a las que les corresponden algo más de un millón de euros en ayudas. Estos barcos se dedicaban al arrastre de fondo (4), artes menores (1) y cerco (1) con base en los puertos de Vélez-Málaga (4), Estepona (1) y Málaga (1). Uno de los requisitos para acogerse a estas ayudas es que la embarcación debe tener 10 o más años de antigüedad, tomando como referencia para el cómputo de la misma la fecha de entrada en servicio del buque. Asimismo, los titulares deben acreditar 90 días de actividad pesquera en cada uno de los dos períodos de 12 meses anteriores a la fecha de presentación de la solicitud o 120 días en los 12 meses anteriores. Para el cálculo de estas ayudas se tiene en cuenta el tonelaje del barco, aplicándose un coeficiente en función de la edad del mismo siempre que supere los 20 años de antigüedad. Estos baremos pueden incrementarse en un 20% si se trata de embarcaciones acogidas a planes de recuperación aprobados por la Comisión Europea. Para la convocatoria de ayudas abierta en el presente año sólo se han beneficiado de este incremento los buques incluidos en el plan de recuperación plurianual para el atún rojo del Atlántico Oriental y el Mediterráneo. Asimismo, para la convocatoria de 2008 y, para las flotas de arrastre y cerco del Golfo de Cádiz, los baremos utilizados son los que se han venido aplicando para estas pesquerías en 2007, con el fin de dar continuidad a las medidas recogidas en los planes de ajuste de las mismas. Según establece la normativa reguladora de estas ayudas, la paralización definitiva podrá llevarse a cabo mediante el desguace y hundimiento del barco. Asimismo, los barcos retirados podrán destinarse a fines ornamentales o bien emplearlos en tareas no pesqueras lucrativas y no lucrativas.