Piratas modernos
  • Las Naciones Unidas podrían permitir cazadores de piratas en Somalia
  • "EEUU ha solicitado autorización internacional para los países que persiguen a los piratas somalíes, puedan capturarlos en tierra", escribe The Guardian.
Un proyecto de resolución que permitiría a los estados luchar contra la piratería "tomando todas las medidas necesarias en tierras somalíes o incluso en su espacio aéreo", ha circulado entre los miembros del consejo de seguridad de las Naciones Unidas. Por supuesto, sería necesario el previo consentimiento para la incursión por parte del fracturado gobierno somalí. La resolución será discutida este próximo martes en el encuentro del consejo de seguridad y destaca sobre todo el hecho de que las patrullas navales por sí solas no podrán impedir que los piratas dejen de aterrorizar la concurrida ruta marítima del golfo de Adén. Dos barcos de pesca yemeníes fueron secuestrados ayer, y se suman a la docena de barcos capturados fuera de Somalia desde el 24 de octubre, cuando la OTAN envió cuatro barcos de guerra a la región. Los pueblos y ciudades a lo largo de la costa noreste de Somalia son el santuario y el centro de apoyo logístico para las bandas piratas y allí se encuentran al menos 14 barcos secuestrados, incluyendo el VLCC Sirius Star. En abril, fuerzas especiales francesas detuvieron piratas en suelo somalí, ya que intentaron escapar con una recompensa por dejar libre un yate francés. Pero la sugerencia de una 'policía oficial' permitiendo misiones similares ha hecho que algunos países se preocupen sobre posibles infracciones en las leyes internacionales. En una conferencia sobre piratería patrocinada por la ONU ayer en Kenia, delegados de más de 40 países fueron muy escrupulosos con los aspectos legales de una rápida resolución del consejo de seguridad que permita a las naves de guerra usar "todo lo necesario para reprimir la piratería" en las aguas que bordean Somalia. Los peligros de adoptar tales medidas se pusieron de manifiesto cuando un pesquero tailandés fue destruido por una fragata de las fuerzas navales de India en el Golfo de Adén que los piratas habían secuestrado.
Efectos colaterales
En Nueva Delhi la Marina india se reafirmó en que su fragata había abierto fuego en estado de legítima defensa. Responsables de la armada india habían afirmado el 19 de noviembre que una fragata respondió a un ataque de los piratas frente a las costas de Somalia, destruyendo un barco. El navío destruido era en realidad un pesquero tailandés capturado por los piratas frente a las costas de Yemen el 18 de noviembre, declaró Noel Choong, director del Centro de Observación de la Piratería de la Oficina Marítima Internacional (IMB, por sus siglas en inglés), con base en Kuala Lumpur. 'La fragata india pidió en varias ocasiones al navío que se detuviera para revisarlo, pero después de varias advertencias, los ocupantes del barco adverso amenazaron con explotar nuestra fragata si se acercaba. Vimos piratas en la cubierta del navío armados de lanza-cohetes', indicó a la AFP un portavoz de la Marina india, el comandante Nirad Sinha. El portavoz precisó que la fragata india 'INS Tabar' sólo había abierto fuego cuando fue blanco de disparos. 'De los 16 tripulantes, uno de nacionalidad tailandesa, apareció muerto, un camboyano fue rescatado vivo y otros 14, todos tailandeses, están desaparecidos', indicó Wicharn Sirchaiekawat, director de la compañía Thailand Sirichai Fisheries, propietaria del barco. 'El barco cayó en poder de los piratas en la mañana y fue hundido en la noche', añadió, precisando que en el momento del ataque los miembros de la tripulación, con excepción del capitán y de un intérprete, estaban amarrados. 'Queremos saber los detalles, saber por qué el barco fue hundido y por qué la tripulación no fue socorrida por la Marina india', añadió el propietario. Tras el ataque, las fuerzas navales indicaron que la descripción del barco correspondía "a la de un 'barco-nodriza', como está mencionado en los informes sobre la piratería". Esos 'barcos-nodriza' son cargueros que transportan pequeñas embarcaciones rápidas que son utilizadas por los piratas para atacar otros navíos. Choong precisó que las fotos del pesquero, secuestrado por los piratas, fueron enviados a los navíos de la coalición que patrullaban en la zona. "Sin duda la Marina india no recibió estas informaciones, en la medida en que no forma parte de la coalición", indicó Choong, quien dijo esperar "que este trágico incidente no se vuelva a producir jamás". Este problema pasó a compartir los titulares de prensa con el caso de los piratas somalíes a bordo del superpetrolero saudí 'Sirius Star' de Vela International Marine. Mohamed Said, portavoz de los piratas, contactado telefónicamente por la AFP, dijo que dilatar las negociaciones no le convenía a ellos ni a los 25 miembros de la tripulación ni a los propietarios del barco. "Demasiada espera es perjudicial, tanto para los propietarios como para la tripulación del barco. No estamos lanzando amenazas, pero les instamos a ser honestos", requirió. Los piratas exigen 25 millones de dólares para liberar el supertanquero y sus 300.000 toneladas de petróleo, que secuestraron el 15 de noviembre.