video

'Alguien va a tener que pagar el costo de los secuestros' de barcos, señaló Roger Middleton, experto de 'Chatham House' y autor del libro "Piratería en Somalia: una amenaza al comercio internacional". "Y será seguramente el consumidor occidental" quien pagará, afirmó el analista tras el secuestro en el Océano Indico del petrolero 'M.V. Sirius star', propiedad de la compañía saudita Arambo.

  • La piratería en la costa de Somalia se ha triplicado en 2008, hasta la fecha más de 83 barcos han sido atacados. Los Piratas son exigentes con la regularidad en recibir millones de dólares por los rescate y son cada vez más agresivos y atrevidos.
  • La comunidad internacional debe ser consciente del peligro de que los piratas somalíes puedan convertirse o sean ya, agentes de redes terroristas. Seguro que el dinero de los rescates está ayudando a pagar la guerra en Somalia y la consecución del hasta ahora auto proclamado Emirato Islámico de Somalia (EIS), además Al-shabaab Al-Mujahideen está incluida en la lista del terror de los EE.UU.
  • El alto nivel de piratería está haciendo que las entregas de ayuda a la sequía de la asolada Somalia sea cada vez más difícil y costosa. El Programa Mundial de Alimentos ya se ha visto obligado a suspender temporalmente las entregas de alimentos. Canadá es por ahora la escolta de los suministros del PMA, pero no hay planes en marcha para sustituir a su escolta cuando se termina a finales de este año.
  • El costo de la piratería es dañino y perturbador para la economía mundial (las primas de seguros para el Golfo de Adén se han multiplicado por diez) significa que el transporte marítimo podría estar obligado a evitar el Golfo de Adén / Canal de Suez y desviarse todo por el Cabo de Buena Esperanza. Esto añadiría considerablemente costes a los productos manufacturados y al petróleo de Asia y el Oriente Medio. En un momento de alta presiones inflacionarias, esto debería ser un motivo de grave preocupación.
  • La piratería podría causar un gran desastre ambiental en el Golfo de Adén, si es un buque cisterna es hundido, encallado o incendiado. El uso por parte de los 'piratas del siglo XXI' de mejores armas lo hace cada vez más probable.

Al abordar y secuestra al petrolero saudita a 450 millas náuticas de las costa africana, los piratas somalíes cruzaron la línea entre delincuencia y desestabilización global. A partir de ahora, los piratas se han convertido en una amenaza para el tráfico de la segunda mayor ruta del comercio marítimo mundial, que va desde el Golfo Pérsico hasta el cabo de Buena Esperanza, utilizado por los petroleros que se dirigen hacia Europa y Estados Unidos. Hasta ahora, los piratas atacaban esencialmente en el golfo de Adén, a lo largo de la ruta marítima que pasa por el Canal de Suez, que cada año atraviesan unos 30 mil buques.

El secuestro del enorme petrolero también pone en evidencia la impotencia de las armadas occidentales para frenar las acciones de los piratas. Tras la captura de "El Faina" el carguero ucraniano que transportaba tanques y armas, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) envió una fuerza naval, que será relevada en diciembre por una operación de la Unión Europea (UE).

En la denominada "Operación Eunavfor Atalanta", participarán Alemania, Francia, Reino Unido y España. Rusia e India también enviaron buques de guerra frente a las costas de Somalia para luchar contra los piratas, pero hasta ahora no lograron poner fin a los ataques, muy lucrativos para un país sumido en el caos desde el inicio de su guerra civil en 1991.

El valor económico de este secuestro supone también una escalada, pues la carga del petrolero se evalúa en 100 millones de dólares y el buque, que apenas había salido de los astilleros, cuesta 150 millones. Los pedidos de rescate de los piratas son, en general, proporcionales al valor de los buques capturados. Respecto del "Sirius Star" y su tripulación de 25 marinos, las exigencias de los piratas deberían ser superiores a sus pretensiones habituales, que oscilan entre 1 millón y 4 millones de dólares.

El petrolero 'Sirius Star' es ahora la estrella más brillante de la piratería somalí y no es sólo fruto del 'kat'. Occidente tiembla.