Autopistas del Mar
El transporte marítimo de mercancías debe ofrecer más regularidad, fiabilidad y puntualidad si quiere competir con el que se realiza por carretera, afirmó el coordinador europeo del proyecto "Autopistas del mar", Luis Valente de Oliveira.
Este proyecto tiene como objeto lograr que el transporte de mercancías se concentre en rutas marítimas para descongestionar el tráfico terrestre, algo que su coordinador considera difícil de alcanzar en las circunstancias actuales. Valente de Oliveira presentó hoy ante la Comisión de Transportes del Parlamento Europeo su primer informe de evaluación desde que fue designado para coordinar uno de los seis proyectos comunitarios de infraestructuras de transporte entre los 30 considerados prioritarios. El transporte por carretera tiene la ventaja de ser flexible y barato y permite un reparto de las mercancías de puerta a puerta con el que no puede competir el marítimo, explicó. Sin embargo, sus niveles de emisiones de gases de efecto invernadero y los crecientes atascos le restan cada vez más competitividad. Este margen es el que permitiría al transporte marítimo hacerse un hueco, pero para ello necesita incrementar su regularidad (como mínimo un par de veces por semana), su fiabilidad y su puntualidad. La opción que representa el transporte marítimo es "de vital importancia" para países como España, donde el flujo de camiones que transportan mercancías asciende a 8.000 solo en Irún (Guipúzcoa) y a 10.000 en la Junquera (Girona), subrayó Valente. En opinión del coordinador, lo primero que hay que hacer es lograr que los puertos de la UE sean más eficientes y estén mejor comunicados con las redes de transporte. Para Valente, la opción con más sentido es la que ofrecen las vías fluviales internas, pero no descarta las conexiones ferroviarias o por carretera, algo que según algunos eurodiputados contradice el objetivo final del proyecto. En este sentido, la cooperación entre puertos es esencial, ya que de manera individual les resultaría imposible hacer frente al coste de las infraestructuras de comunicación y seguridad. Valente señaló también la formación de las tripulaciones como otro de los escollos a superar, y explicó que aunque existen posibilidades de formación en muchos países de la UE, sólo la preparación que ofrecen Grecia y Polonia parece estar en línea con las necesidades de los trabajadores del sector.