La Gran Muralla China: Por una parte, la inmensa inversión en infraestructuras que siguen extendiéndose como tentáculos hasta los confines del país. Por otra, el desarrollo del mercado asiático para suplir la demanda occidental.
A.P. Møller - Maersk ha revelado tener planes para un cierre por fases de un centro global de servicios en Guangzhou (Cantón), que tendrá como resultado la eliminación de aproximadamente unos 700 puestos de trabajo.
La compañía ha atribuido esto a la crisis económica, señalando que: "ha afectado tanto a nuestra producción como a nuestros esfuerzos por mejorar nuestros sistemas y procesos, especialmente en los últimos doce meses". "Esta difícil decisión ha sido hecha para asegurar que las operaciones del centro global de servicios de A.P. Moller - Maersk sigan siendo competitivas y eficientes al mismo tiempo que atiendan a las principales necesidades de la empresa".
El operador logístico además indicó que 'no habrá interrupciones en los servicios a sus clientes'. Varios empleados de Guangzhou están esperando ser transferidos al otro centro chino de servicios de Maersk en Shenzhen. "A.P. Moller - Maersk se compromete a hacer lo posible para encontrar puestos alternativos para los afectados por estos cambios, incluyendo traslados por cortos períodos, cruces de puestos o una redistribución en otras unidades dentro de la red. El personal al que no podamos ofrecer un empleo alternativo, recibirá una indemnización acorde con las leyes chinas y las buenas prácticas empresariales, y que cumple con todos los requisitos legales", aseguró la compañía.