video

El Presidente estadounidense convirtió el viernes en ley el acuerdo conseguido por la Cámara de Representantes y que inyectará 700 mil millones de dólares al sistema financiero. La "vía rápida" se hizo presente en Washington y George W. Bush firmó en tiempo record el plan de rescate financiero, que busca paliar la actual crisis que vive la economía norteamericana y arrastró al resto del mundo. Así, y ante los fotógrafos, el presidente de Estados Unidos plasmó en la Oficina Oval de la Casa Blanca la promulgación del documento, el que permitirá al Tesoro comprar activos tóxicos de los bancos.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer el proyecto de ley sobre el nuevo plan de rescate del sistema financiero, valorado en 700.000 millones de dólares. La iniciativa de Bush ha sido aprobada por 263 legisladores, frente a 171 que han votado en contra. Los demócratas se han inclinado a favor del proyecto de ley por una mayoría de dos a uno, mientras que los republicanos se han mostrado en su mayoría contrarios al plan. 172 demócratas han dado el visto bueno al plan, frente a 63 de sus correligionarios, mientras que entre los republicanos los noes han sumado 108, frente a los 91 síes. El Senado estadounidense había aprobado la polémica medida este miércoles por 74 votos a favor y 25 en contra.