Unión por el Mediterráneo
El Ejecutivo de Zapatero da ya 'casi por seguro' que España albergará la sede del secretariado permanente de la Unión por el Mediterráneo (UPM), organismo nacido para estrechar relaciones entre Europa y los países del norte de África, opción que habría obtenido el aval del presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy. La capital catalana lo tendría todo a favor después de que el Gobierno haya cerrado un acuerdo con la candidatura de Túnez, principal rival de Barcelona, para repartirse las responsabilidades de la institución. Según informó anteayer Catalunya Ràdio citando fuentes del Ejecutivo socialista, el país africano habría renunciado a su candidatura a cambio de que el secretario general del nuevo órgano sea tunecino. La estrategia española contaría ya con la aprobación de la UE, aunque todavía tendría que vencer algún escollo entre los Veintisiete. En principio, la codirección europea del organismo recaería en el Estado que asuma la presidencia rotatoria semestral. Sin embargo, Sarkozy ha propuesto que solo puedan dirigir el refundado 'Proceso de Barcelona' los países de la ribera mediterránea, al entender que carece de sentido que estados como la República Checa (próximo presidente de turno comunitario) entren a formar parte del secretariado. Así, los planes de Sarkozy pasan porque Francia asuma la dirección durante 18 meses, hasta que en el 2010 España vuelva a presidir la UE y, entonces, se le cedería el testigo por otros 18 meses. No obstante, algunos de los países han mostrado reticencias a la idea. Habrá que esperar al 4 de noviembre que está prevista en Marsella la reunión a nivel de ministros de Relaciones Exteriores y de una veintena de países de la ribera sur, para decidir la sede, la composición y los poderes de la secretaría general, encargada de gestionar los proyectos concretos de la Unión por el Mediterráneo.