fomentar una actividad económica marítima sostenible
La Comisión Europea (CE) aprobó ayer una estrategia para que los países de la UE potencien la investigación y la innovación con vistas a proteger los ecosistemas marinos y fomentar una actividad económica marítima sostenible. La estrategia, que se enmarca en la política marítima europea integrada presentada por Bruselas en 2007, pretende hacer compatible un crecimiento económico ecológico y la protección del medioambiente con las actividades relacionadas con el mar.
El fundamento de esta iniciativa de la Comisión es hacer compatible la investigación marina, una rama de la ciencia que se dedica al estudio de la flora y la fauna de los océanos y los mares y su interacción con las costas y la atmósfera, con la marítima, que se ocupa de desarrollar tecnología para la mejor explotación de los recursos marinos, como barcos, puertos o plataformas petrolíferas.
La estrategia pretende reforzar las capacidades de las nuevas infraestructuras, como los observatorios oceánicos o las embarcaciones especializadas en investigación, e impulsar la innovación y la educación en este campo.
Además, persigue integrar temas de investigación interdisciplinares, como el impacto de las actividades del ser humano en los ecosistemas costeros y marinos y la protección de la biodiversidad marina.
El plan también busca favorecer el acceso a las infraestructuras de investigación y la cooperación internacional en este ámbito, dado que los problemas relacionados con los océanos 'tienen una dimensión global' y afectan a países terceros, señala Bruselas.
El comisario europeo de Investigación, Janez Potocnik, indicó en un comunicado que se debe considerar la estrategia aprobada hoy como uno de los primeros pasos para instaurar el Espacio Europeo para la Investigación, que pretende promover la excelencia científica y favorecer la innovación en Europa.
Por su parte, el comisario de Pesca, Joe Borg, afirmó que la propuesta constituye uno de los 'principales pilares' de la política marítima de la UE. 'Es indispensable que nos permita realizar plenamente el potencial de las actividades ligadas al mar de forma que sean viables para el medioambiente', señaló.
La Comisión recuerda en la nota que las regiones marítimas de la UE, dedicadas al transporte, el turismo, la planificación del litoral o a la pesca y la acuicultura, representan cerca del 40% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión.
En la UE, el 90% del comercio internacional y el 40% del comunitario se realizan a través de transporte marítimo, mientras que la cifra de negocios anual del sector de la construcción naval se eleva a 90.000 millones de euros y el de la pesca y la acuicultura a 20.000 millones.
Bruselas cree que estas actividades pueden constituir, no obstante, una 'amenaza para el medioambiente' y apunta que es necesario profundizar en la investigación para 'comprender mejor los sistemas oceánicos y el papel de los océanos en el cambio climático'.