UE
Las autopistas del mar son líneas de transporte marítimo de mercancías de corta distancia y con su puesta en marcha España y Francia persiguen desviar al mar parte de la carga que actualmente se transporta por carretera y, en última instancia, despejar la conexión transfronteriza a través de los Pirineos. España y Francia confían en que las conexiones seleccionadas puedan ponerse en marcha y comenzar a operar durante 2009, una vez se cubran los trámites establecidos por la normativa de ambos países. La Xunta de Galicia, considera el proyecto «estratégico» para la economía gallega y el impulso portuario de la región
Algeciras participará operativamente en la fachada Atlántica 'gallega', una autopista del mar subvencionada entre España y Francia a partir del año que viene, con base en Galicia, concretamente en el puerto de Vigo y operada por Acciona-Trasmediterránea. La decisión de incluir el puerto de Algeciras en la propuesta es debido a que la naviera nacional tiene una implantación importante, con llegadas y salidas de mercancías desde Canarias y Norte de África. La noticia será confirmada en las próximas semanas por el Ministerio de Transportes y cerrará así un período de incertidumbre que dura ya más de un año. El propio presidente de Puertos del Estado, Mariano Navas, aseguraba en mayo, en un congreso celebrado en Bilbao, que como muy tarde en septiembre se sabría el desenlace. La comisión técnica encargada de resolver el concurso abierto entre los dos países ha apostado por una adjudicación doble en beneficio de las líneas propuestas por Acciona-Trasmediterránea(con base en el puerto de Vigo), y el tándem Grimaldi-Dreyffus (desde el Puerto de El Musel-Gijón), como se especuló en junio. El anuncio está solo pendiente de la decisión política que se adopte en el seno de la comisión intergubernamental creada en el 2007. Todo apunta a que los contratos se darán a conocer a finales de septiembre o en los primeros días de octubre, según admitían fuentes próximas al Ministerio de Transportes. Lo que todavía está por determinar es la cuantía de las subvenciones con la que contarán cada una de las adjudicatarias. El concurso comprometía a los Gobiernos a poner sobre la mesa ayudas por valor de 30 millones de euros, una cantidad que ahora habría que duplicar o repartir entre las navieras. Además, estas ayudas tienen además posibilidad de completarse con subvenciones de carácter comunitario. El compromiso que adquieren las dos ofertas pasa por retirar de la carretera cerca de 700.000 remolques de camión en un plazo de cinco años, 50.000 de ellos durante el primer ejercicio. El «alivio» de la frontera francesa fue la base de esta convocatoria de autopistas del mar, una de las primeras realizadas en la UE, que las incluyó en su último Libro Blanco del Transporte como el sistema más eficaz para mejorar la competitividad del tráfico internacional de mercancías y reducir la siniestralidad en las carreteras. La línea de Acciona-Transmediterránea arrancará desde el puerto de Algeciras Las condiciones del contrato de las autopistas del mar no impiden a ningún operador ampliar sus escalas en nuevos puertos, pero los obliga a mantener las rutas iniciales al menos hasta el año 2014. La línea de Acciona-Trasmediterránea arrancará desde el puerto de Algeciras y tendrá su base operativa en Vigo, desde donde partirán los buques hacia los puertos galos de Saint Nazaire y Le Havre y desde El Musel tiene como destino al puerto de Saint Nazaire. El concurso deja abierta la posibilidad de que las Autoridades Portuarias (Vigo y El Musel en el caso español) puedan participar con un máximo del 10% en la sociedad que se deberá constituir para poner en marcha las líneas, aunque esta entrada en el accionariado es voluntaria.
Los cálculos de los expertos vaticinan que durante el tiempo de vida oficial de la autopista subvencionada, los puertos base pueden llegar a duplicar su tráfico de mercancías, por cuanto este tipo de líneas actúan como tractoras de nuevos clientes. Si las expectativas se cumplen, Vigo pasaría de los 4 millones de toneladas movidas en contenedores a casi 8. El tráfico marítimo podría llegar a incrementarse en ese tiempo hasta con ocho barcos más de carga al día. En realidad, el puerto de Vigo ya ha comenzado a hacer sus deberes para acoger este incremento de los tránsitos, que seguirán teniendo como principal motor la importación y exportación de coches y piezas de automoción, con el gigante francés PSA Peugeot Citroën como máximo exponente.