Xuelong
Científicos chinos están estudiando la posibilidad de aprovechar el deshielo del Polo Norte para abrir una nueva ruta marítima comercial desde China hasta Estados Unidos y Canadá por el mar Ártico, que reduciría en un tercio el tiempo que se tarda ahora. Después de tres expediciones al Ártico con el rompehielos chino "Xuelong", la última de las cuales regresó el miércoles pasado al puerto de Shanghai, los científicos afirman que el tiempo necesario para llegar a Canadá o a Estados Unidos se reduciría en un tercio si la ruta fuera viable. "Desde 1999, el hielo del océano Ártico se ha ido derritiendo alrededor de una latitud norte por año, el equivalente a 100 kilómetros", explicó Zhang Haisheng, el director científico del proyecto. "Las temperaturas solían estar por debajo de los diez grados bajo cero a 77 grados al norte, pero ahora hemos descubierto que la temperatura es de menos dos ó tres grados a 85 grados al norte", afirmó. Durante la última expedición, en la que recorrieron 19.310 kilómetros, 110 tripulantes chinos, entre científicos y personal del barco, y 12 expertos extranjeros también recopilaron datos y muestras que apuntan a una reducción de la salinidad en algunas áreas del Ártico y fluctuaciones atmosféricas. El rompehielos "Xuelong", de 167 metros y cuyo nombre significa "dragón de nieve", navegó durante su viaje por el mar de Béring, el mar de Chukchi y la cuenca de Canadá.